Prevención y buenos hábitos le ayudarán a evitar incapacidades
“Las personas más idóneas para hacer el análisis a la medida de cada empresa, para determinar un esquema de vacunación, son los profesionales de salud ocupacional”, afirmó Rafael Rodríguez, neumólogo. Gerson Vargas/La República
Enviar

Contar con un esquema de vacunación a lo interno de su empresa e impulsar buenos hábitos alimenticios puede ayudarle a reducir las incapacidades de su personal.

La Organización Internacional del Trabajado (OIT) estima que en los países en vías de desarrollo, el costo anual de los accidentes y enfermedades laborales representa entre el 2% y el 11% del Producto Interno Bruto (PIB).

“La mejor inversión que puede hacer un patrono es mantener la salud de sus colaboradores. Eso le permite y le asegura una unidad productiva al 100%. Cuando uno habla del costo que esto puede implicar, hay que sopesar los días de baja laboral que se traducen en pérdidas para la empresa”, argumentó Rafael Rodríguez, neumólogo.

El costo para el patrono dependerá no solo del tipo de actividad a la que se dedica, sino a la población laboral a su cargo, por lo que al realizar un censo puede determinar si tiene personal alérgico, asmáticos, con diabetes, obesos o con hábitos como el fumado.

Esto le permitirá enlistar los factores de riesgo que deberá tomar en cuenta para implementar esquemas de vacunación u otras medidas preventivas.

Entre las incapacidades más frecuentes están las que se producen por enfermedades respiratorias como influenza, resfríos y alergias. Datos de la Organización Mundial de la Salud revelan que, en promedio, los trabajadores se incapacitan cinco días por este tipo de males.

Un empresario tendría que destinar entre ¢9 mil y ¢10 mil anuales por trabajador para inyecciones contra la influenza

“La neumonía e influenza se encuentran entre las diez primeras causas de muerte en Costa Rica, cuando se analiza son enfermedades que se pueden prevenir con vacunas y su utilización reduce fatalidades y la pérdida de horas laborales en este tipo de pacientes. Además, disminuirá el costo directo asociado, ya que muchas veces estas personas que se incapacitan necesitan que otras personas las cuiden”, agregó Rodríguez.

Otro caso que ejemplifica esto son los dolores de espalda, que se podrían prevenir adecuando los espacios al trabajador como las sillas que utiliza o educándolos acerca de cómo deberían sentarse.

Las incapacidades por dolores de espalda también están entre las principales causas y cuestan alrededor de ¢1,4 mil millones al año.

Otro ejemplo de prevención, es la introducción de un esquema para promover buenos hábitos alimenticios para los trabajadores.

Se calcula que el sobrepeso y la obesidad reducen un 50% la productividad de los trabajadores e incrementan hasta un 25% las incapacidades laborales.

A su vez esto afecta entre un 22% y un 34% el ingreso familiar de los colaboradores, al aumentar el gasto en atención médica.


Los principales males


Las causas más frecuentes por las que más días se incapacitan los costarricenses:

Fuente: Caja

Ver comentarios