Portabilidad: sueño y pesadilla
Un sabor agridulce tuvo ayer Jorge Abadía, director de Movistar en el país. Él, junto con los restantes operadores telefónicos firmaron el contrato con El Corte Inglés para la portabilidad, al tiempo que se enteraba de que el ICE no lo hizo. Esteban Monge/La República
Enviar

Proceso judicial no se detiene

Portabilidad: sueño y pesadilla

ICE se expone a multas por no firmar contrato

La decisión del ICE de llevar la portabilidad celular a los Tribunales de Justicia podría transformar el sueño de tener pronto el servicio, en una pesadilla.

201304190040540.n22.jpg
Por un lado la portabilidad es el sueño de los operadores telefónicos entrantes, quienes ayer firmaron el contrato con la empresa El Corte Inglés para comenzar a ofrecerla en menos de cuatro meses.
Sin embargo, como el procedo judicial se mantendrá, independientemente de si la portabilidad se da a tiempo o se atrasa, las puertas quedan abiertas para que todo se venga abajo en el futuro, y se convierta en una gran pesadilla.
A nivel judicial existen dos opciones: la primera es que el Juzgado Contencioso le dé la razón a la Superintendencia de Telecomunicaciones (Sutel) y mantenga a El Corte Inglés como la empresa de portabilidad.
En este caso el ICE habría fracasado en sus pretensiones de atrasar la entrada del servicio hasta marzo del próximo año.
La segunda opción es que el Juzgado le dé la razón al ICE, lo cual sería catastrófico para las intenciones de los restantes operadores y de los clientes mismos.
Si esta segunda posibilidad se diera se corre el riesgo de que el contrato con El Corte Inglés sea declarado nulo, abriendo la ventana a nuevas negociaciones y apelaciones.
En tal caso, si la orden del Juzgado se diera cuando ya la portabilidad esté funcionando, se correría el riesgo de que los clientes se queden sin el servicio, por un periodo indefinido, generando una afectación directa a los usuarios.
Adicionalmente existe otro camino que podría abrirse en caso de que la portabilidad se siga atrasando; este es por la vía administrativa.
En tal caso, si el servicio no se ofrece en el término de los 120 días que estableció el Juzgado, el Instituto podría verse envuelto en un proceso administrativo por parte de la Sutel. Esto significaría eventuales multas de hasta el 1% de sus ingresos, lo que equivale a más de $20 millones.
Este proceso también se abriría pues el ICE al cierre de edición de ayer no había firmado el contrato.
En su lugar, se acordó una reunión para el próximo lunes para seguir con las discusiones.
El ICE se opone a la portabilidad porque dice que no ha sido suficiente el tiempo para adecuar sus equipos, pese a que la legislación que ordenó el servicio se aprobó hace más de cuatro años.

201304190040540.n222.jpg

Luis Valverde
[email protected]


 


Ver comentarios