Logo La República

Domingo, 9 de diciembre de 2018



COLUMNISTAS


¿Por qué no te callas?

Pedro Oller [email protected] | Martes 13 noviembre, 2007


¿Por qué no te callas?

Pedro Oller

La poco real (pero muy real) muestra de frustración del rey Juan Carlos ante la incesante y abusiva verborrea del presidente Chávez, recoge el sentimiento de muchos que estamos cansados del señor y sus desplantes.
Aunque para algunos la actitud del Rey, fuera de sus casillas y de quicio, es censurable por el contexto protocolario de la Cumbre Iberoamericana. Aunque para algunos el Rey no debía rebajarse al nivel de un cualquiera como Chávez (digamos como cuando los diputados tuvieron la “brillante” idea de responder con carteles a la barra de público en la Asamblea), lo cierto es que el rey Juan Carlos resultó más humano que su condición monárquica. Demostró que azul o no, lo que le correo por las venas es sangre.
La verdad sea dicha. España estuvo llevando palo durante la reunión en Chile. Sus empresas fueron duramente criticadas por casi todos los países en que tienen presencia, en especial aquellos que se mueven a la izquierda de las ideas que les motivaron su ingreso. Su propuesta de mediar en el conflicto existente entre Uruguay y Argentina, cortésmente desestimada. Nosotros también participamos de ese jaleo proponiendo que nos perdonen US$56 millones de deuda. ¡Como quien dice, nada!
Lo que es peor, porque en todas partes se cuecen habas, es la reacción del Partido Popular ante lo sucedido. Mientras Aznar tuvo la gentileza de cruzar llamadas a Rodríguez Zapatero y a don Juan Carlos para agradecer sus acciones, los de la oposición (casi tan perdidos como los nuestros) decidieron responsabilizar del altercado a la política exterior del PSOE. Casi como si el PAC atribuyera las inundaciones al gobierno de Arias. De no creer.
Quedará para Ortega seguir responsabilizando a Unión Fenosa de la crítica situación energética de su país. Así la empresa tenga siete años de estar en Nicaragua y él más de 12 de estar al frente de su país. Con intervalos y compinches como Arnoldo Alemán. ¿Quién será más responsable de la miseria que vive el pueblo hermano? Quedará también para los otros acólitos de Chávez el servir de eco y perpetuar la noticia hasta donde puedan. Esos que por el poder de los bolívares, que se anuncia vendrán a nuestro territorio en soporte de movimientos alternativos (¿a qué?), tienen la hipocresía de acuerpar con tal de recibir.
Esta realidad recuerda el viejo chiste del mexicano que maldecía a Hernán Cortés a grito pelado en el Zócalo hasta que un compatriota le preguntó por qué. El que vociferaba dijo que por lo que había hecho a los aztecas, provocando la reacción lógica del interlocutor quien le recordó que esto había sucedido hacía más de 500 años. “Pero yo me enteré hoy”, respondió.