Logo La República

Viernes, 23 de agosto de 2019



ACCIÓN


POR FAVOR...SILENCIO

Redacción La República [email protected] | Lunes 20 septiembre, 2010



POR FAVOR… SILENCIO
GAPARI

EE.UU. se queda

Un fuerte abrazo entre el capitán Patrick McEnroe y sus jugadores en medio de la cancha de polvo de ladrillo, adecuada en la Plaza de Toros de Santamaría de Bogotá, selló ayer la victoria de Estados Unidos por 1-3 frente a Colombia, en la confrontación por la permanencia en el Grupo Mundial de Copa Davis.
El héroe del enfrentamiento tuvo nombre propio: Mardy Fish, quien no solo retó a sus adversarios y a la altura de Bogotá, sino también a los 9 mil aficionados que llegaron al escenario deportivo para apoyar a los suyos.

Hubo un héroe

Fish ganó todo, los dos partidos de sencillos ante Alejandro Falla y luego ante Santiago Giraldo, además del doble al lado de su compañero John Isner, después de disputar 14 sets en total.
En el partido de ayer no decepcionó, pues a pesar de tener momentos de presión y de malestar incluso por una ampolla que le salió en su pie izquierdo y una raspadura en su rodilla derecha, nunca se desanimó y siempre jugó los puntos hasta el final.
“La verdad es que decidí cambiar varias veces de táctica durante el partido, vi un gran nivel de Santiago, por eso en el quinto decidí atacar con más frecuencia y subir a la malla para presionar”, comentó Fish al final del partido.

Buen equipo

Fish manifestó que tuvieron suerte de ganar ante grandes tenistas como Alejandro Falla y Santiago Giraldo.
“Trajimos muy buen equipo pues la confrontación fue durísima. Puedo decir que Colombia tiene dos grandes jugadores en Falla y Santiago, y también me sorprendió Robert Farah, quien jugó muy bien los dobles”, aseguró.
Por su parte, el capitán Patrick McEnroe reconoció el buen juego de los colombianos, pero más el de su equipo, especialmente el de Mardy Fisch.
“Veo a Santiago Giraldo con un gran futuro, solo tiene que ser un poco más consistente”, aseguró McEnroe.

Lo dio todo

Por su parte, Santiago Giraldo aseguró que dejó la piel en la pista y que cualquiera de los dos pudo ganar.
“Traté de ganarlo de principio a fin, pero en el último momento, cuando cualquiera de los dos podía triunfar, pues ganó él”, señaló apesadumbrado.
El colombiano reconoció que tiene que aprender a manejar la presión, “todavía me falta mucho en la parte mental”.
“Igual, Fish es un gran tenista, gran atleta, él estaba cansado como yo, ya que el partido fue muy exigente, con puntos muy largos y cerrados, y estaba para cualquiera de los dos”, concluyó el local.