Enviar
POR FAVOR… SILENCIO
GAPARI

Cuadro de honor del Abierto de Australia
Final masculina:
Novak Djokovic (SRB, 5) a Jo-Wilfried Tsonga (FRA)
Final femenina:
María Sharapova (RUS, 5) a Ana Ivanovic (SRB, 4)
Final dobles masculinos:
Jonathan Erlich-Andy Ram (ISR, 8) a Arnaud Clement-Michael Llodra (FRA, 7)
Final dobles femeninos:
Alona y Kateryna Bondarenko (UKR) a Victoria Azarenka-Shaar Peer (BIE-ISR, 12)
Final mixto:
Tiantian Sun-Nenad Zimonjic (CHN-SRB, 5) a Sania Mirza-Mahesh Bhupati (IND).
Final individual júnior masculina:
Bernard Tomic (AUS, 5) a Tsung-Hua Yang (TPE, 10)
Final individual júnior femenina:
Arantxa Rus (HOL, 14) a Jessica Moore (AUS).


Novak Djokovic ya tiene en su poder algo tan preciado como la camiseta de la selección argentina de fútbol que su ídolo, Diego Armando Maradona, le regaló firmada en el pasado Roland Garros: su primer título de Grand Slam, conseguido en Melbourne Park.
El tenis del políglota jugador (habla serbio, alemán, italiano e inglés) explotó en el primer grande de la temporada, en el que logró el octavo título de su carrera.
“Es un tenista capaz de asombrar a todos”, dice de él el estadounidense Jim Courier, ex número uno del mundo. “Es astuto, hábil, con garra y con un sentimiento en la pista que contagia a todo el mundo”.


Así es “Nole” Djokovic, cuyos padres Srdjan y Dijana han regentado una pizzería y un restaurante en una montaña de Serbia durante los últimos 15 años. Novak pudo ser esquiador como lo fueron de forma profesional su progenitor y sus tíos, o futbolista como lo fue también su padre, pero eligió el tenis a una temprana edad, y ahí se acabaron los deseos de Srdjan.
Fue criado tenísticamente en la academia de Niki Pilic en Múnich, donde empezó con 12 años y donde permaneció durante dos temporadas.


“Djokovic está en condiciones de ganar un Grand Slam porque puede vencer a cualquiera en el circuito, y ya lo demostró al vencerlos. Todavía es muy joven pero ya está ahí con Federer y Nadal”, había declarado en su momento Bjorn Borg, la estrella sueca.
Con Federer, Nadal y Djokovic, Borg consideró que el tenis podría vivir un regreso a los buenos tiempos. “Es muy bueno para el tenis que haya rivalidad y que haya tres grandes en vez de dos, e incluso sería mejor si fueran cuatro”, advirtió.
El tenista serbio es entrenado por el técnico y ex jugador eslovaco Marian Vajda, desde junio de 2006.
Ver comentarios