Enviar
POR FAVOR… SILENCIO
GAPARI

Gran Bretaña no ha dado ningún campeón masculino de Wimbledon desde 1936 ni de damas desde 1977, pero no hay quien gane al más famoso torneo de tenis del mundo en lo que los anglosajones llaman “merchandising”, comenta el diario The Guardian.
El año pasado, el “All-England Lawn Tennis and Croquet Club, que administra el torneo, entregó a la Asociación de Tenis sobre Hierba, 26,3 millones de libras (más de 33 millones de euros), más de la mitad de los ingresos del organismo que gobierna el tenis británico.

Wimbledon comenzó a vender los productos de su marca en China hace seis años y ahora tiene 34 tiendas en 14 ciudades, dos de ellas en Pekín.
En Japón se celebran regularmente ferias en las que se exhibe y vende todo tipo de mercancías relacionadas con ese torneo, la última atrajo a 14 mil personas.
El año pasado se vendieron en Japón 350 mil pares de zapatillas de esa marca mientras que en la India entre las empresas que tienen licencia para fabricar mercancías con el logotipo de Wimbledon figura la joyería Gitanjali.
Este año se anunció además una alianza con la empresa india TVS Motors para fabricar motocicletas que llevan también los emblemas y los colores de Wimbledon.

Según The Guardian, Wimbledon ha firmado acuerdos de licencia con 26 compañías de distintos países y unos 15 “proveedores” oficiales pueden utilizar su famoso logotipo con las dos raquetas en forma de aspa.
Entre las empresas que han firmado acuerdos con Wimbledon figuran la francesa Evian, especializada en agua mineral, y HSBC, que es el banco oficial del torneo.
Aunque nadie revela cuánto cuesta organizar el torneo, Wimbledon reparte premios por un total de 11,8 millones de libras (14,9 millones de euros).
Una entrada para la final masculina de individuales cuesta 91 libras (unos 115 euros), pero los ingresos globales por derechos de emisión de los partidos por TV, superan ampliamente lo que se puede sacar de los espectadores que acuden a Wimbledon a presenciarlos en directo y también lo que el club ingresa por “merchandising”.

Los beneficios se destinan a la Asociación de Tenis sobre Hierba gracias a un acuerdo firmado en 1934 en el cual se garantizó el derecho de ese club a organizar anualmente el torneo.
En 1980, los beneficios globales de Wimbledon fueron de 420 mil libras mientras que el año pasado se alcanzaron 26,3 millones de libras (cerca de 33,2 millones de euros).
En este imponente escenario que es Wimbledon, el flamante campeón de París, el español Rafael Nadal, se encontrará hoy en la “Catedral” con el primer escollo a sortear en el torneo, el alemán Andreas Beck, número 123 del mundo.
Ver comentarios