Enviar
POR FAVOR…SILENCIO
GAPARI

El tenista serbio Novak Djokovic, ganador del Primer Grand Slam de temporada en Australia y del Primer Masters Series en Indian Wells, calificó este comienzo de campaña como algo soñado.
Tras apoderarse del primer grande en su carrera, parece haber añadido a su innegable potencial, la experiencia necesaria parta vencer en momentos y torneos relevantes.
“Creo que lo he reunido todo y creo en mí mismo mucho más de lo que lo solía hacer el año pasado.
Cuando uno comienza a ganar torneos grandes demuestra que tiene la calidad necesaria para estar entre los mejores. Es una cuestión de habilidad mental y técnica. He trabajado en ello durante los dos últimos años”, manifestó.


Parte de esas armas las mostró “Nole” —como le dicen sus fanáticas— en Miami el año pasado, cuando se coronó campeón sin ceder un solo set. Venció a Nadal en cuartos, a Murray en semifinales y a Guillermo Cañas en la final.
Además de defender el título en Cayo Vizcaíno, todo lo que consiga ahora le vendrá muy bien para la temporada de arcilla que se inicia justo después de la primera ronda de Copa Davis, del 11 al 13 de abril.
En tierra batida los resultados para Djokovic en 2007 fueron dispares: octavos en Montecarlo; título en Estoril; cuartos en Roma y Hamburgo y semifinal en Roland Garros.
En arcilla, el poder pasa a Nadal y a las armadas española y argentina. “Nole”, lo sabe.


En el tenis femenino la polémica está servida y al más alto nivel, con las acusaciones de racismo dentro del circuito que Richard Williams, el padre de las hermanas Venus y Serena hizo en la India.
El jefe ejecutivo del circuito (WTA), Larry Scott, dijo que estaba en completo desacuerdo con las declaraciones de Williams, sobre su valoración y visión del racismo dentro del deporte del tenis femenino.
Scott se mostró desilusionado por las declaraciones del padre de las Williams y defendió la cero tolerancia del racismo dentro de la organización que dirige.

Williams, durante su estancia en Bangladore (India), donde en el torneo local Serena ganó el título, dijo al periódico Deccan Herald, que las personas dentro del tenis estaban llenas de prejuicios y nunca admitieron a sus hijas.
“Venus y Serena nunca han sido aceptadas por el deporte y nunca lo serán", destacó Williams en sus declaraciones.
“La prensa ha hecho el peor trabajo contra cualquier ser humano en el mundo”, denunció Williams, que destacó el gran aguante de sus hijas, ya que él en su lugar hubiese dejado de jugar.
Las hermanas Williams no han jugado en Indian Wells desde 2001, cuando fueron abucheadas por el público.
Ver comentarios