Logo La República

Martes, 20 de noviembre de 2018



MAGAZINE


Pirámide para vegetarianos

Melissa González [email protected] | Lunes 14 febrero, 2011



Pirámide para vegetarianos
Si usted o alguien de su familia adoptó este estilo de vida, es importante que siga una guía de alimentación

En la actualidad, cada vez más personas deciden adoptar un estilo de vida vegetariano por diferentes razones; y así, como existe una pirámide de alimentos para quienes consumen carne, existe una para quienes no lo hacen, con el fin de guiar a la población meta sobre qué alimentos debe darle prioridad para mejorar su salud y asegurar que todos los requerimientos nutricionales se llenen.
Se estima que fue en el año 1999 cuando se presentó en el Tercer Congreso Internacional de Nutrición Vegetariana, la pirámide de alimentación vegetariana / vegana.
“Tradicionalmente, la pirámide para vegetarianos se había adaptado a partir de la pirámide para la población general, simplemente eliminando las opciones de los grupos de alimentos de origen animal. El diseño de esta manera no es para nada apropiado. Una dieta vegetariana saludable debe hacer énfasis en otros grupos de alimentos clave para completar su alimentación, por lo tanto, la proporción y distribución, es muy diferente a una dieta omnívora”, comentó la nutricionista Rebeca Hernández.
La pirámide presentada fue diseñada con base en información obtenida a través de estudios en vegetarianos y veganos saludables.
“En este caso, se dirige tanto a lacto ovo vegetarianos como a veganos. En el caso de veganos, se elimina completamente los alimentos animales de la dieta, por lo que el penúltimo escalón de la pirámide es opcional según el estilo de vida adoptado”, indicó Hernández.
Las recomendaciones presentadas sobre cantidades se basan en el adulto promedio saludable, sin embargo, más importante que cantidades, es darle prioridad a los grupos de alimentos.
En la base de la pirámide se encuentran los cereales, que son lo que se deben comer más a menudo, según consta en la página de la Asociación para la Promoción de la Ética Vegetariana de Costa Rica.
En este grupo destacan las harinas integrales, así como las leguminosas, entre ellas los frijoles, garbanzos, lentejas y también la soya.
La recomendación para las harinas es de mínimo cinco porciones diarias y leguminosas de una a tres.
“Aunque puede parecer a primera vista que es necesario ingerir muchos alimentos, en realidad una simple rodaja de pan ya equivale a una ración”, indica la Asociación.
En el siguiente escalón de la pirámide están los vegetales, se recomienda un consumo de seis a nueve porciones que puede ser una taza de varios crudos o media de cocinados y las frutas de tres a cuatro, una porción equivale a una pequeña.
El siguiente piso de la pirámide son las nueces y las semillas, que aportan ácidos grasos esenciales, proteína, vitamina E, entre otras cosas.
Se recomienda ingerir de una a dos porciones diarias; una porción puede ser una cucharada de mantequilla de maní o un cuarto de taza de nueces.
Más arriba están los aceites y grasas de origen vegetal, de los cuales se debe consumir máximo dos porciones, y se debe dar prioridad al aceite de oliva, aceite de canola, aguacate y aceitunas. La porción en este caso equivale a una cucharada.
Los siguientes escalones están los lácteos y el azúcar.
Además de está pirámide existe otra versión, disponible en el sitio de la Asociación, desarrollada por Brenda Davis, Vesanto Melina y David Bousseaudonde.
Al igual que la recomendada por la nutricionista, en esta los cereales se ubican en la base y se recomienda consumir mínimo seis porciones, seguida de los vegetales y hortalizas que se aconseja ingerir por lo menos tres raciones diarias, seguido de las frutas y frutos secos con dos porciones.
Está pirámide continúa con los alimentos ricos en calcio como el brócoli, espinacas, leche de soya, así como las leguminosas y por último los aceites de origen vegetal.

Melissa González
[email protected]