Piden a Japdeva aclarar cómo pagará prestaciones de trabajadores despedidos
Japdeva perderá unos 900 empleados. Archivo/La República
Enviar

A siete meses de la entrada en operación de la nueva Terminal de Contenedores de Moín (APM) que operará la empresa APM Terminals, aún no está claro qué pasará con el puerto estatal de Japdeva.

Paralelamente, hay preocupación sobre el futuro de unos 900 empleados de la empresa estatal, quienes serían despedidos sin saber si el gobierno tiene los recursos para pagar las prestaciones.

“Desde que se firmó el contrato con APM Terminals en 2011, se sabía que esta empresa tomaría el 60% de la carga de contenedores que Japdeva tuvo en sus manos durante años, y se ha estimado el despido de 900 funcionarios, pero hoy no está claro qué pasará con ellos ni con la institución”, dijo Eduardo Cruickshank, legislador de Restauración Nacional por la provincia de Limón.

La preocupación del diputado caribeño se debe a que el gobierno no ha dado a conocer un plan de movilidad laboral, pese a que habrá despidos masivos.

Desde 2009, el gobierno de Óscar Arias decidió utilizar unos ¢15 mil millones para el pago de prestaciones, pero con la compra de dos grúas y un remolcador que hizo la institución, se habría gastado el dinero, por lo que no se sabe de dónde obtendrá Japdeva recursos adicionales para financiar las millonarias prestaciones.

Por otra parte, en estos momentos el gobierno sufre las consecuencias de un elevado déficit fiscal que cerró el año pasado en un 6,2% del PIB.

Esto ha hecho que el gobierno de Carlos Alvarado inicie su gestión pidiendo nuevos tributos; además, de promover un recorte en el gasto y una revisión de los pluses salariales de los burócratas, por lo que hay estrechez fiscal e imposibilidad económica del gobierno de hacerse cargo de las prestaciones.

En ese sentido, Cruickshank recordó que hace más de un mes se nombró a Greivin Villegas como nuevo presidente de Japdeva y se le encomendó la tarea “urgente” de elaborar un plan de transformación; pero a la fecha, “el silencio es más que evidente”.

APM Terminals asumirá a partir de febrero, la carga de contenedores que Japdeva ha tenido bajo su dirección.

Una vez que la nueva TCM arranque se habrán creado unos 200 nuevos puestos de trabajo y se prevé que cuando el puerto funcione al 100% de su capacidad habrá unos 600 puestos de trabajo.

Por otra parte, la inversión de unos $1 mil millones para la construcción de la nueva TCM, generará incontables puestos laborales indirectos y por supuesto una cadena de oportunidades.

“Un estudio de impacto socioeconómico de APM Terminals hecho por la Academia de Centroamérica estableció el potencial de crear hasta 150 mil empleos en diez años, de los cuales un 10% sería para la zona de Limón, a un ritmo de unos 2 mil por año en promedio. Sin embargo, hay que entender que no se generarán automáticamente, hay que crear las oportunidades y capacitarse. Incluso, con la TCM se dará el caso de que muchas personas migren a Limón en busca de una oportunidad”, dijo Kenneth Waugh, director de APM Terminals.


Mina de oro

Para operar en el país, la Terminal de Contenedores de Moín deberá pagar a Japdeva un canon anualmente, el cual tendría que invertirse plenamente en diversas obras de desarrollo en la provincia caribeña (contenedores muestran el número de TEUs que atenderá APM Terminals en millones al año, mientras que las categorías de canon y acumulado, expresan cifras en millones de dólares).


Año 

Contenedores

Canon

Acumulado 

2019

1,4 

12,5

12,2

2025

2,5

22,9

139,9

2030

3,5 

32,2

281,5

2035 

4,5

41,2

469,8

2040

5,5 

50,5

704,2

2045

6,6

60,7

986,6


Fuente Estudio de Impacto Socioeconómico de la Terminal de Contenedores


Ver comentarios