Enviar
Un incremento en el total de impuestos de un 7% este año, podría ser impulsado por alza del crudo
Petróleo dispararía mejora en impuestos
Hidrocarburos representan casi un 14% de ingresos por tributos

La subida en el precio internacional del petróleo generaría un cambio en la recaudación fiscal durante 2011, sin tener que hacer mucho al respecto.
Alrededor de un 50% del precio final de los combustibles son impuestos; por esta razón, un aumento en los hidrocarburos implicaría más recursos para Hacienda.
Si la inestabilidad en el mundo árabe continúa empujando el petróleo al alza, son probables mayores precios.
La recaudación significó, en la última década, casi un 14% de los ingresos ordinarios del Gobierno. Aunque en 2008, fue menor debido a la baja en el precio de los hidrocarburos.
“Los combustibles son un bien cuyo consumo no se esperaría que tienda a disminuir (pese al costo)”, explica Francisco Villalobos, director general de Tributación.
Ahora, el alza de los hidrocarburos provocará solicitudes de ajustes tarifarios en la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos en servicios como taxis, autobuses y hasta en el Instituto Costarricense de Electricidad por su generación térmica.
“El tributo a los combustibles se autoriza de manera automática y la estructura de impuestos anda por un 50%, al final el que más gana es el Estado”, subraya Leonel Fonseca, ex regulador general.
Un precio internacional del petróleo muy elevado, al igual que el de algunos alimentos, provocará un efecto al alza en el costo de la vida por la inflación importada.
Este precisamente es el principal temor de la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado.
Ante este panorama, los impuestos de ventas y el de las importaciones estarán entre los que podrían variar.
Las importaciones mostraron un crecimiento interanual de un 12,6%, lo que explica la mejora en el cobro de tributos, dice Gina Ampiée, gerente de INS Valores.
El Banco Central señaló que el peligro de una mayor inflación está también nutrido por el alto endeudamiento público. El índice podría llegar hasta un 16% para 2016.
El incremento en los precios incluso podría transmitirse a los consumidores o generar el efecto contrario con la disminución de la demanda de ciertos bienes y servicios por su elevado costo, señala David Fuentes, ex ministro de Hacienda.

Oscar Rodríguez
[email protected]


Ver comentarios