Logo La República

Martes, 13 de noviembre de 2018



NACIONALES


Técnica disponible en tres hospitales públicos de Costa Rica

Pequeños metales evitan cirugías abiertas para tratar aneurismas

Su implementación frena ruptura y complicaciones que llevan hasta la muerte

Karla Barquero [email protected] | Miércoles 27 junio, 2018

Róger Torres, neurólogo observa una operación.
La implementación de esta técnica se realiza en los hospitales México, San Juan de Dios y Calderón Guardia, detalló Róger Torres, neurólogo. Esteban Monge/La República


Debido a un procedimiento mínimamente invasivo, los pacientes que presenten un aneurisma cerebral (cuando una arteria o vena se dilata anormalmente) solo necesitarán un pequeño corte en la piel que no requiere suturas.

Previamente para tratar este problema se debía recurrir a una cirugía abierta.

Este tratamiento se llama embolización de aneurismas y malformaciones arteriovenosas y son centros médicos públicos los que lideran su aplicación, específicamente los hospitales México, San Juan de Dios y Calderón Guardia.

Lea más: Tratamiento en Hospital México elimina aneurismas cerebrales

Se trata de un procedimiento en el que los médicos colocan pequeñas espirales de metal blando (conocidos como “coils”) dentro del aneurisma, para obstruir el flujo de sangre y prevenir su ruptura.

Los “coils” están fabricados en alambre de platino suave y son más finos que un cabello. Están disponibles en diferentes diámetros y longitudes y son aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos.

Su colocación la efectúan los especialistas por medio de imágenes y es gracias a esta guía que también pueden hallar malformaciones arteriovenosas, por lo que el tratamiento no solo controla los síntomas actuales, sino que previene la aparición de nuevos.

“Por ser un procedimiento mínimamente invasivo, el paciente tiene recuperación más rápida si se compara con lo que tardaría en reponerse de una cirugía abierta para reparar el aneurisma”, comentó Róger Torres, neurólogo.

La técnica prolonga la vida y alivia síntomas comunes en quienes lo padecen, como dolor por encima y detrás de los ojos, entumecimiento, debilidad o parálisis a un lado de la cara, pupilas dilatadas y cambios en la visión.

Lea más: Prótesis hecha a mano salva la vida a paciente con aneurisma en aorta abdominal

Cuando el aneurisma crece lo suficiente, puede ocasionar otras manifestaciones como dolor de cabeza súbito e intenso, visión doble, náuseas, vómitos, rigidez de la nuca o pérdida del conocimiento. Además, en caso de estallar provoca hemorragias que pueden llevar a la muerte.

Aneurismas mortales

Esta condición de salud puede presentarse a cualquier edad; sin embargo, es más común en adultos y también se puede dar en niños (congénito). Más frecuente en:

  • Edades entre 30 y 60 años
  • Mujeres
  • El 40% de pacientes con aneurisma roto no sobrevive 24 horas
  • Un 25% fallece por complicaciones en los próximos seis meses


Fuente: Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares, 2018


NOTAS RELACIONADAS