Pecados de Santos impiden su canonización
Kenny Cunningham suma dos anotaciones con los guapileños. Imagenesencostarica.com/La República
Enviar

“La meta es ser campeones”, esta frase la utilizan regularmente los jugadores, dirigentes y aficionados de clubes como Herediano, Saprissa o Alajuelense, sin embargo esta frase la dijo Johnny Chaves, técnico del Santos de Guápiles, luego del empate a dos ante los rojinegros el fin de semana anterior.

Al igual que en los últimos dos torneos, los caribeños son fuertes acreedores de acompañar a los tres equipos más ganadores del fútbol nacional en la cuadrangular final al concluir este Torneo de Apertura.

Los pupilos del señor Chaves lo volvieron a hacer y les complicaron la existencia a los manudos, los tuvieron contra las cuerdas, con opciones de tender al León y enjaularlo frente a su gente con el 2-1 a su favor y la oportunidad de aumentar la cuota.

Raymond Salas tuvo una opción de agrandar la diferencia con un remate bien repelido por Pemberton, que luego cayó en piernas de Wilmer Azofeifa que remató y le sacudió ambos verticales al meta en una jugada que pintaba de jaque mate.

Pero no sucedió y luego llegó el empate.

Este es el principal pecado del cual deberán redimirse para superar la barrera de la cuadrangular y disputar seriamente el título nacional.

La temporada pasada Santos solo venció en una ocasión en temporada regular a los equipos “tradicionales”, lo hizo en el debut del Campeonato de Verano ante la Liga en el Morera.

Luego empató ante Saprissa y Herediano en la primera vuelta y en la segunda cayó ante los tibaseños y volvieron a igualar frente a ambos cuadros provinciales.

Este año el equipo llega más maduro, con una filosofía clara y más agresiva, esto es notable y plausible.

Ante los erizos, Santos defendió con un 5-4-1, pero en modo de ataque lo hizo con un 4-2-1-3 que modificó en cada una de sus llegadas.

Al frente estaban Kenny Cunningham por izquierda, Starling Matarrita por el centro y Raymond Salas por la derecha, colocados en línea entre los defensas y detrás acarreando el balón, Osvaldo Rodríguez.

El segundo gol santista demuestra esta imagen. Tras recuperar el balón en medio campo, Osvaldo lo tomó, los tres atacantes se ubicaron en posición y Matarrita realizó una diagonal, remató a Pemberton y Cunningham liquidó.

En ese momento, cuatro jugadores de Santos pisaban el área rival. Así atacaron, con cuatro jugadores generando peligro en una función bien ofensiva.
Santos no tuvo suerte, forjó su destino y llegaron los goles.

Lamentablemente para sus intenciones, su línea defensiva sigue siendo la más frágil y permisiva ante jugadores pícaros y espueludos como McDonald, al igual que David Ramírez o Jairo Arrieta y Jonathan Hansen en Saprissa y Herediano, respectivamente. Ahí es cuando más podrían sufrir.

Sin embargo, Santos es un fuerte contendiente al título, no les opacó la fiesta a los manudos en su estadio, sino que llevó el color y la alegría de un equipo ofensivo para mejorar la calidad del espectáculo.

 

Lucha contra el tradicionalismo

Torneo Verano 2017

Primera Vuelta

Alajuelense 1-Santos 2

Herediano 1-Santos 1

Saprissa 1-Santos 1

 

Segunda Vuelta

Santos 2-Alajuelense 2

Santos 1-Herediano 1

Santos 1-Saprissa 2

 

Torneo Apertura 2017

Primera Vuelta

Alajuelense 2-Santos 2

 

Ver comentarios