Patentados de licor con dos salvavidas
Se espera que el cobro sea más justo, dijo Tatiana Cascante, directora ejecutiva de Canatur. Marco Monge/La República
Enviar

Propuestas buscan salvarlos de cobros elevados y eventuales cierres

Patentados de licor con dos salvavidas

Cobros se efectuarían de acuerdo con las ventas

Establecer un monto que se defina de acuerdo con las ventas brutas de licor en los comercios es lo que engloban dos propuestas presentadas a la Asamblea.
Más de 7 mil patentados están a la espera de conocer una solución que permita un método de cobro más equitativo al que existe en la actualidad. Aprobar alguna de las dos opciones sería su salvavidas.
Sin embargo, a estos proyectos de ley les falta camino, y con el fin de acortar el proceso se trabaja en una propuesta para llegar a un consenso entre ambos documentos.
La idea es llegar a un solo documento antes de que finalice el año.
Se trata de equilibrar ambas iniciativas y dar una solución a los patentados, explicó Manuel Burgos, presidente de Cámara de Restaurantes.
Las propuestas se encuentran en la Comisión de Asuntos Municipales.
“Estamos al cierre de un periodo constitucional, el tiempo legislativo es muy corto y si no hay una propuesta en consenso difícilmente se tendría una resolución antes de que finalice el año”, explicó Marcos Segura, asesor de la diputada Siany Villalobos, de Liberación Nacional.
Una de las propuestas presentadas fue por una iniciativa de cámaras empresariales, entre ellas Canatur, y contó con el apoyo de varios diputados, la segunda por Villalobos
Ambos buscan modificar el artículo 10 de la Ley de Licores.
En el caso del proyecto de los empresarios, este propone un pago trimestral de licencias basado en el porcentaje de ventas de los negocios.
Lo que debería pagar cada patentado de aprobarse sería entre ¢1 y ¢2 por cada ¢10 mil de ingresos, esto equivale al 0,01% y 0,02% de acuerdo con ese monto en las ventas.
Si una cantina pequeña reporta un ingreso anual de ¢24 millones, pagaría alrededor de ¢4.800 trimestrales por la licencia de licor.
El plan establece un método de cobro que se apegaría a la realidad de las ventas de cada negocio, y elimina que las municipalidades establezcan el monto libremente, como ocurre ahora, explicó Burgos.
Lo que se busca es el que el cobro sea más equitativo, en Canatur el 85% de los afiliados son mipymes y eran los más afectados, dijo Tatiana Cascante, directora ejecutiva de Canatur.
En este caso para llevar un registro de las ventas, se propone utilizar el control fiscal del Ministerio de Hacienda, el reporte de los tributos sería utilizado por las municipalidades para definir el cobro.
El segundo proyecto utiliza las ventas para definir el pago de la licencia de licor, pero el método es distinto.
Se utiliza un parámetro para aplicar el cobro de acuerdo con el reporte de ingresos brutos anuales, lo que permitiría eliminar los criterios subjetivos que se mantienen hasta el momento, dijo Segura.
En este caso las ventas se dividen en rangos. Por ejemplo un comercio que venda menos de ¢75 millones anuales en bebidas alcohólicas para llevar, pagaría ¢189 mil cada tres meses.
Mientras, un negocio similar pero que venda más de ese monto anual, pagaría ¢379 mil trimestralmente.
Una cantina pequeña pagaría poco más de ¢90 mil trimestrales, si tiene ventas anuales menores a los ¢24 millones.
En este caso también la declaración de ingresos tributados permitiría definir las ventas brutas anuales del negocio.
La esperanza del sector es contar con una respuesta pronto, e inclusive que pueda darse una resolución previo a que finalice 2013, explicó Ana Teresa Vásquez, directora ejecutiva de la Cámara de Detallistas.

201309222222160.n44.jpg

María Fernanda Cisneros
[email protected]
@mcisnerosLR

Ver comentarios