Logo La República

Jueves, 28 de octubre de 2021



NACIONALES


Campaña electoral arrancó con cifra récord de candidatos y mujeres postulantes

Partidos invertirían ¢19 mil millones en cuatro meses para ganar la presidencia

Cambios en la legislación electoral para hacer “más democrático” el acceso a la deuda pública no avanzaron en cuatro años

Esteban Arrieta earrieta@larepublica.net | Jueves 07 octubre, 2021

Si ninguno de los candidatos logra el 40% de los votos válidos, será necesario ir a una segunda ronda. La deuda política cubre el gasto de los partidos durante todo el proceso. Shutterstock/La República.
Si ninguno de los candidatos logra el 40% de los votos válidos, será necesario ir a una segunda ronda. La deuda política cubre el gasto de los partidos durante todo el proceso. Shutterstock/La República.


En los próximos cuatro meses, los partidos políticos invertirían más de ¢19 mil millones para luchar por la presidencia de la República.

Lea más: 30 candidatos se disputarían la presidencia

El dinero, proveniente en primera instancia de préstamos, se cancelará después con la deuda política que otorga el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) y que pagan todos los costarricenses con sus impuestos.

Se trata de un mecanismo de financiamiento electoral que distribuye los recursos entre los partidos que eligen diputados, o bien, entre las agrupaciones políticas que suman un 4% de los votos válidos para presidente.

La idea, es que los partidos cuenten con recursos suficientes para financiar el pago de la propaganda en medios digitales y medios de comunicación, así como cancelar consultorías políticas y de imagen y por supuesto, financiar costos de signos externos, transporte y otros.

Si se compara con el 2018, la deuda política de este periodo electoral será menor en unos ¢6 mil millones, debido a que los diputados decidieron rebajar el monto ante las dificultades económicas que enfrenta el país.

Lea más: Denuncias mal disimuladas de fraude matizaron elecciones en el PAC, PLN y Unidad

Por otra parte, la deuda política también está habilitada para la segunda ronda, en caso de que sea necesario ir a un desempate electoral para definir al nuevo mandatario.

Esto quiere decir que los dos partidos involucrados en ese desempate, podrán buscar nuevos préstamos y posteriormente, pagarlos con el monto de la deuda política.

Para las elecciones del 2018, un banco privado fue el principal financista de los partidos políticos con un 76% de las operaciones.

El sistema de financiamiento que rige desde hace más de 20 años, ha sido motivo de severas críticas por parte de la Organización de Estados Americanos (OEA), quien cuestionó en la última elección de 2018, que una buena parte de los recursos se utiliza para pagar los intereses que se generan de los préstamos.

Esto se debería a que el TSE brinda solo una pequeña parte del dinero como monto anticipado. Para este 2022, se trataría solo de ¢3 mil millones; es decir, un 15%.

En ese sentido, la OEA se refirió a las dificultades que tenían los partidos para acceder a préstamos o montos anticipados, ya que los prestamistas solo hacían negocios con candidatos bien posicionados en las encuestas.

En ese sentido, en cuatro años, no se dio un solo cambio en la legislación electoral para financiar la campaña y así hacer más democrático el acceso a los recursos, tal y como lo solicitaron los observadores de la OEA.

“Para romper con esta dependencia y favorecer las condiciones de equidad en la competencia, la Misión recomienda facilitar el acceso al financiamiento público y considerar una franja electoral gratuita en radio y televisión (…) Al mismo tiempo, la Misión reitera las recomendaciones hechas en anteriores informes sobre la necesidad de establecer topes de gastos de campaña y un límite a las aportaciones provenientes de fuentes privadas”, indicó la OEA hace cuatro años con motivo de las elecciones anteriores.

Con un llamado a los ciudadanos a informarse y razonar su voto y una invitación a los candidatos a protagonizar una campaña de propuestas e ideas, el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE), dio el banderazo de salida de las elecciones 2022.

En estos momentos, hay 27 candidatos ya confirmados y cinco mujeres aspirantes, por lo que las elecciones de febrero serán históricas al registrarse la mayor cantidad de aspirantes presidenciales y al mismo tiempo un récord de féminas que aspiran a la presidencia.

Se trata de Lineth Saborío de la Unidad, Natalia Díaz de Unidos Podemos, Viviam Quesada de Fuerza Democrática, Maricela Morales de Unión Costarricense Democrática y Carmen Quesada del partido Justicia Social Costarricense.

De todas ellas, solo Lineth no lleva una doble postulación a la presidencia y al Congreso.

Al darse el banderazo de salida de la campaña presidencial, Fabricio Alvarado de Nueva República, José María Figueres del PLN, Rolando Araya de Costa Rica Justa y Lineth de la Unidad, son los candidatos con mayores opciones, según dio a conocer este lunes la empresa Opol Consultores.

En principio, Alvarado obtendría un 18,3% de los votos, frente a un 16,2% de Figueres, por lo que sería obligatorio ir a una segunda ronda para definir al presidente.

En ese sentido, a cuatro meses de las elecciones no estaría claro quiénes irían al desempate electoral, ya que cualquier cosa podría pasar.


Gasto electoral


Para las elecciones de febrero, los partidos financiarán sus gastos de campaña a través de la deuda pública, la cual, es la contribución que hace el Estado -a través de impuestos – para financiar el gasto político.
En este caso, la deuda política tendrá una reducción significativa en relación con el 2018 (cifras en miles de millones de colones).

Elección Monto
2022 19
2018 25
2014 18
2010 17


NOTAS RELACIONADAS







© 2021 Republica Media Group todos los derechos reservados.