Enviar
Miércoles 18 Agosto, 2010

Participación y desarrollo de la comunidad

La norma ISO 26000 representa una guía coherente y completa sobre el concepto de responsabilidad social.
La norma, que será publicada en diciembre, reúne acertadamente temas de gran preocupación para la sociedad actual.
La mayoría de estos temas ya ha sido motivo de regulaciones nacionales, tratados internacionales y de normalización, tales como los derechos humanos, las prácticas laborales, la preservación del ambiente y la protección al consumidor.
Un campo novedoso que ofrece ISO 26000 es normar la participación de las organizaciones en la comunidad con el objeto de propiciar el desarrollo de esta. Esta participación está guiada por cuatro principios.
El primero dicta a las organizaciones planificar su participación sintiéndose parte de la comunidad y no como un agente externo. Este principio evita que las organizaciones se limiten a realizar actividades benéficas o de poco valor para ellas.
El segundo principio establece el respeto por el derecho de los miembros de la comunidad a tomar decisiones con relación a ella. Este principio es de fundamental aplicación cuando una organización desarrolla un proyecto de infraestructura o instala una nueva planta productiva.
El tercer principio hace énfasis en el respeto por las características culturales, religiosas e historia de la comunidad. Siguiendo este principio, una organización no puede desconocer las costumbres de la zona donde opera ni los acontecimientos pasados que influyen en el comportamiento de las personas que viven en la comunidad.
El cuarto principio resalta el valor de las alianzas y el intercambio de experiencias, recursos y esfuerzos en el desarrollo de una comunidad. Este principio aprecia la diversidad, las distintas capacidades de las personas y el sentimiento de pertenencia que se genera cuando de forma individual se participa en la construcción de mayores oportunidades para la colectividad.
La puesta en ejercicio de los requisitos de ISO 26000 relacionados con la comunidad, nos haría ser ciudadanos generosos, comprometidos, preocupados por el bienestar de otros antes que el nuestro. Nos permitiría disfrutar de una mejor calidad de vida para todos.

Daira Gómez
Directora de CEGESTI