Parque Bolívar con señales de vida
Yo quiero que la gente venga, vea las renovaciones que se han hecho, este es un lugar que los costarricenses se merecen, dijo Yolanda Matamoros, presidente de Fundazoo. Gerson Vargas/La República
Enviar

Resumen ejecutivo
Las renovaciones del parque Simón Bolívar podrían ser los primeros pasos de su transformación en un importante activo, tanto comercial como educativo, para la capital.

Se trata de una transición hacia el uso mixto con temas botánicos y una modernización del concepto zoológico.

Las finanzas del proyecto por su parte son adecuadas, de acuerdo con la fundación que lo administra.

Sin embargo, podría ser necesario pensar en otros conceptos de manejo, incluidas algunas concesiones adjuntas al proyecto actual de conservación, especialmente de temas comerciales, ya que los datos financieros disponibles no soportan la tesis del autofinanciamiento.

Con una operación atractiva, el Parque Bolívar generaría nuevos ingresos y empleo, al transformarse en un imán para los visitantes, tanto nacionales como extranjeros, al estar ubicado cerca de sitios importantes, como la Antigua Aduana, el Parque Nacional y la Estación del Atlántico, mientras está a pocos pasos de los barrios California, Dent y Escalante, que en los últimos años han experimentado una ola de inversión en restaurantes, galerías y oficinas modernas.

Una serie de renovaciones en el parque Simón Bolívar podrían significar los primeros pasos de su transformación y pasar a formar parte de un importante activo comercial, turístico y educativo para San José.

Se trata de las inversiones en los últimos dos años, de alrededor de $1 millón que buscan la transición hacia el uso mixto con temas botánicos y una modernización del concepto zoológico y zonas comerciales.

Entre las obras realizadas están la ampliación de senderos y la creación de nuevos recintos que semejan el hábitat de las especies, así como plazas, rotulaciones y la modernización del sitio botánico, con nuevos sitios de conservación, y un puente nuevo en el área de la laguna, entre otros.

En cuanto a las finanzas del proyecto, la Fundación Pro Zoológicos, que administra el parque, insiste en que son adecuadas.

“Estamos bien, el parque se administra bien y tenemos mucha infraestructura nueva, vamos mejorando”, indicó Yolanda Matamoros, presidente de la Fundación.

Sin embargo, esto no pudo ser corroborado por LA REPÚBLICA con el MINAE, a pesar de que desde finales de enero, se envió una consulta.

El Parque tuvo pérdidas de ¢300 millones en el periodo octubre 2012-marzo 2013, según datos del Minae, el único año del cual hay información, de acuerdo con el Ministerio de Ambiente y Energía, ente regulador del recinto.

La Fundación opera el parque mediante un contrato, originalmente firmado en 1994, que vence en 2024.

Dependiendo en la situación real, podría ser necesario pensar en otros conceptos de manejo del activo y apalancamiento financiero, entre otras acciones, incluidas algunas concesiones adjuntas al proyecto de conservación del parque.

Se trataría del aprovechamiento de otros espacios con los que podría contar el parque y que sean desarrollados por otros inversionistas: como anfiteatros, jardines y zonas comerciales, que den más atracción a las instalaciones.

Con una operación atractiva, el Parque Bolívar podría generar nuevos ingresos y empleo, al transformarse en un imán para los visitantes, tanto nacionales como extranjeros.

El parque, con cerca de dos hectáreas de terreno, daría un valor agregado a importantes sitios cercanos a su ubicación, como la Antigua Aduana, la Estación al Atlántico, el Parque Nacional y la antigua Fábrica Nacional de Licores, entre otros.

Asimismo, se encuentra a pocos metros de barrios de importancia comercial como lo son California, Dent y Escalante, que en los últimos años han experimentado una ola de inversión en restaurantes, galerías y oficinas modernas.

Se trataría de unos $100 millones al año, al suponer que el 10% de los casi 2 millones de visitantes que llegan a San José cada año, permanecieran dos días adicionales en la capital, gastando en promedio $200 al día por persona.

Pros y contras

El Parque Bolívar tiene mucho potencial para ser un sitio de interés turístico, cultural y educativo, por otro lado, existe una gran cantidad de la población en contra de los zoológicos en el país.

Pros
Ubicación en zona de alta plusvalía

Conservación de especies en peligro de extinción

Remodelaciones de las instalaciones

Contras
Mal ambiente entre la población

Decreto presidencial prohibiendo zoológicos

Proyecto de ley en contra de zoológicos

Finanzas inciertas

La Fundación Pro Zoológicos insiste en que las condiciones financieras de la operación son adecuadas.

Sin embargo, pese a que existe la obligación de informar acerca de los activos públicos, la Contraloría ha rehusado entregar los datos relevantes, mientras la operación del parque dejó pérdidas de más de ¢300 millones en el periodo octubre 2012-marzo 2013, según datos del Minae, dueño del recinto (cifras en millones de colones, ingresos a base de boletería).

Gastos 437

Ingresos 126

Neto (311)

Mientras tanto, la asistencia ha decrecido en los últimos años (cifras del periodo octubre 2012-marzo 2013 se refieren al promedio mensual de ingresos, según datos del Minae; cifras actuales según investigación de LA REPÚBLICA de octubre del año pasado).

2012-2013 11.000

Actual 7.000

Generalidades

Con sus 100 años de antigüedad el Parque Zoológico y Jardín Botánico Nacional Simón Bolívar quiere remozar su infraestructura para ser un sitio más de despertar turístico de San José.
• 350 animales en cautiverio
• 40 distintas especies
• 150 animales reciben en rescate por año
• 9 a.m. a 4.30 p.m. es su horario, incluso feriados
• ¢2.700 precio máximo de cobro

Entrevista Yolanda Matamoros, presidente Fundazoo

“Estamos sobreviviendo”

Al caminar por el Parque Simón Bolívar se nota la inversión, principalmente en los recintos de los animales, el bosque que crece en el recinto que está bordeando la ribera del río Torres y la modernización que se le hacen al sitio.
De esto y otras cosas conversamos con la presidenta de la Fundación Pro Zoológicos, administradora del parque desde 1994.

¿Cuál es la situación financiera?
Bueno, estamos sobreviviendo.

¿Y cómo se sobrevive?
Con las entradas del parque, además desarrollamos otro tipo de actividades para recaudar fondos.

¿Hay alguna forma de tener esa información?
No. La Fundación no entrega ese tipo de informaciones.

¿Y lo que deben presentarle al Ministerio?
Se lo entregamos, supongo que es la única forma de tener esa información.

¿Qué hace falta en el zoológico para que dejen de atacarlo?
Es que no es un problema del parque, las personas que lo atacan tienen otros intereses, ellos lo atacan por atacar, no dicen la verdad. Ellos simplemente hacen como esos monitos de adorno que “no oyen, no ven, no dicen”.

¿Para Yolanda Matamoros, el parque está bien, así como está o desearía que exista más capital para transformarlo?
Nosotros tenemos un proceso ordenado (…) desde que se le dio la concesión a la Fundación hemos trabajado en dos planes maestros, uno es Santa Ana y el otro es el Simón Bolívar.
Para este parque faltan dos recintos para terminarlo y si vienen a visitarnos verán muchos cambios que se han realizado, cambios radicales.
Además, estamos trabajando en un área de pícnic comercial, los dos recintos que faltan son para felinos mayores y el nuevo de los monos carablancas.
Remodelar aquí es complicado, ya que existen limitaciones que no se puede uno brincar, en especial todo lo que tiene que ver con el estrés de los animales, no es tan fácil como meter maquinaria y listo, pero lo estamos logrando.
Yo quiero que la gente venga, vea las renovaciones que se han hecho, este es un lugar que los costarricenses se merecen y es el único sitio donde para muchos es el único contacto con la naturaleza, especialmente los más pobres.

¿De dónde sale ese dinero para reinvertir, ya que me dice que sobreviven?
Por donaciones que nos han hecho y si se ha invertido mucho dinero, es algo que es paulatino, ya que vamos trabajando con los dineros que nos van ingresando.
Acá todas las personas que trabajan están en continua capacitación, trabajan queriendo mucho lo que se hace con amor a las plantas y los animales silvestres, incluso no hay sueldos altos como se cree, me incluyo, ya que yo no recibo un centavo por esto, pues tengo mis propios ingresos de mi pensión.
De las 35 personas que trabajan acá, todos son de Fundazoo.



Ver comentarios