Mónica Araya

Mónica Araya

Enviar
Martes 8 Noviembre, 2011


¡Para valientes!

Usted acaba de perder el trabajo o se pregunta cuando será el próximo corte de personal en la empresa; tal vez quiere complementar el ingreso familiar; o simplemente está cansado de hacer dinero para los demás. ¿Alguna de estas situaciones le son familiares? Si usted no lo ha experimentado, al menos alguien en su familia o un amigo o conocido sí. Aún no encuentra trabajo, tal vez por su edad o porque está “sobrecalificado”. ¿No se ha preguntado por qué no tomar el control e iniciar su propio negocio?
La frase “seguridad laboral’ era más que entendida por nuestros padres o nuestros abuelos, pero en la situación económica mundial de hoy, la expresión es tan cierta como lo son los teléfonos análogos y los desaparecidos casetes de música o discos de acetato.
¿Por su mente han pasado pensamientos como que si pierdo mi trabajo o si recibiré mi pago esta semana?, ¿está usted preocupado por sus ahorros y por supuesto por su futuro?
¿Sabía usted que en épocas de crisis es cuando la mayor cantidad de empresas exitosas son creadas?
De los multimillonarios de hoy en día, más del 70% iniciaron su propia empresa con una gran idea, sin capital, en bancarrota, en su casa o en un garaje.
Para impulsarlos a tomar la decisión le voy a dar algunas estadísticas alentadoras. Al inicio del siglo XX había alrededor de 5 mil millonarios (personas con más de un millón de dólares), en 1950 casi 100 mil, para el año 2000 habían llegado a más de 7 millones de millonarios.
Cualquiera puede ser emprendedor o empresario. Usted verá, ser empresario no se trata de quién o qué es lo que usted sabe. Es lo que usted hace. Nadie dice que será fácil, requiere de mucho esfuerzo, pero vale la pena.
Primero hay que tomar la decisión, luego analice sus fortalezas como profesional y por supuesto analice sus debilidades, estudie una necesidad del mercado, preferiblemente si usted la conoce. Pueda ser que usted desarrolle un nuevo producto o servicio.
Sea innovador, pero especialmente hágalo con pasión. Hoy con las herramientas de la red, es más barato y sencillo tener contacto directo con su cliente. No dude en buscar ayuda, recuerde que hay muchas instituciones que le pueden brindar apoyo en el proceso.
También lo van a desalentar, cuando la gente habla de iniciar un nuevo negocio es cuando los índices del fracaso nos llegan a la mano más fácilmente. Como si fuera tan fácil para los nuevos emprendedores tomar la decisión o estén simplemente buscando el riesgo.
La verdad es que las posibilidades no son ni a favor del éxito ni del fracaso. Usted puede ver un lado o el otro. El vaso puede estar medio vacío o medio lleno, esto depende únicamente de su percepción, pasión y esfuerzo.
De todas maneras, si controlar su propio tiempo e ingresos suena “de locos”, entonces ¿quién quiere estar cuerdo? Con tantas oportunidades de negocios allá afuera, ¿por qué dejarlas pasar? ¿No está usted listo? Si usted está en cualquiera de las condiciones citadas al inicio de este artículo, entonces ¿qué tiene que perder?