Enviar
Viernes 9 Enero, 2009

Para comprender el mercado eléctrico mayorista


Ante los fuertes incrementos en las tarifas eléctricas que está provocando la generación térmica del ICE con recursos no renovables como el diésel, búnker, etc., es de suma importancia para la economía y bienestar nacional, la discusión y eventual aprobación de un marco legal para la creación de un mercado eléctrico mayorista, cuyo claro objetivo sea el de revertir la tendencia alcista en tarifas, estimulando la expansión del parque de generación eléctrica, con recursos naturales y renovables de bajo costo.
¿Cómo nos beneficiará el mercado eléctrico mayorista?
Para comprender los beneficios es necesario comprender su funcionamiento básico. A pesar de la complejidad técnica inherente a ese tipo de mercado, existe un modelo que por su similitud, permite de manera sencilla la explicación de su funcionamiento. Ese modelo es el de las “ferias del agricultor”, a las que estamos acostumbrados a comprar víveres de bajo costo durante el fin de semana. Estas ferias se llevan a cabo dentro de las instalaciones designadas por las municipalidades para tal efecto. De similar manera, la generación eléctrica que podría llegar a producirse al amparo de la nueva ley, siempre tendrá que transportarse a través de las redes del ICE pagando los cánones de peaje tradicionales. Los nuevos contratos de generación, podrían suscribirse directamente entre los generadores y las empresas distribuidoras establecidas, por establecerse, o con los grandes consumidores o bloques de ellos, como por ejemplo: la industria hotelera de Guanacaste, un futuro sistema ferroviario eléctrico, o la agroexportacion de la Zona Norte. Los contratos tendrían que ser de largo plazo: 5, 10 o más años, y su propósito sería el de garantizar la mayor estabilidad en el precio de la energía, evitando las constantes alzas a las que ahora estamos siendo sometidos con el actual modelo de mercado en donde el ICE, con algunas excepciones, es el único comprador legalmente autorizado para la generación eléctrica privada.
Un mercado en el que todos venden
En la feria del agricultor participan cientos de oferentes a precios en competencia dentro de las bandas que fija el CNP, pero todos venden al final de la jornada. En un mercado eléctrico mayorista, una vez satisfecha la demanda de largo plazo, los excedentes de cada productor, se colocan mediante subastas de precio en lo que se denomina el mercado “spot” o de último minuto, cuyo propósito es el de satisfacer las máximas demandas del día o de la temporada. Y esa máxima demanda casi siempre es de carácter regional, lo cual asegura que el precio será superior al promedio nacional. Este es un mercado de oportunidad para los generadores con capacidad en exceso, vendiendo energía cara por solo unas cuantas horas. Al final de la jornada, toda la energía excedente se coloca a través de algún distribuidor en Centroamérica. En resumen, todos los generadores terminan vendiendo su energía a alguno de los múltiples distribuidores o grandes consumidores, pagando el peaje por el uso de la red de transmisión nacional del ICE, o la regional de la EPR: un consorcio de empresas eléctricas. Mientras continuemos con un permanente déficit en la generación eléctrica, las tarifas siempre tenderán a subir. Si estimulamos mediante un marco legal novedoso, la generación de energía eléctrica por encima de la demanda proyectada, no solo contaremos con tarifas estables de largo plazo, sino con ingresos adicionales por la exportación de nuestro potencial energético. ¿A quiénes estará beneficiando económicamente el actual déficit en generación eléctrica?

Ricardo Trujillo Molina
Máster en ingeniería eléctrica
[email protected]