Oposición: “Garantes éticos fueron una mampara con fines electorales”
Ottón Solís, fundador del PAC, es uno de los garantes éticos. Actualmente, funge como representante de Costa Rica ante el BCIE. Archivo/La República
Enviar

Los garantes éticos nombrados por el presidente Carlos Alvarado para darle transparencia a su gestión “fueron un espejismo, una mampara, o incluso una payasada con fines electorales”, denuncia la oposición.

El alejamiento del escenario político nacional de dos de los cuatro integrantes del foro de transparencia gubernamental le da pie a Restauración Nacional, Liberación Nacional y al PUSC, para criticar al Mandatario, a quien le piden que deje de lado las poses electorales y gobierne de una vez por todas.

La molestia de la oposición se acrecentó este martes, cuando se dio a conocer que el abogado Rodrigo Carazo, quien había sido incluido en el grupo de garantes éticos, fue nombrado como embajador ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), por lo que en la práctica no asumirá sus otras funciones.

Por otra parte, Ottón Solís, fundador del PAC, quien fue designado como representante nacional ante el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), tiene impedimento para referirse a temas nacionales y por ello, presentó la renuncia a ser uno de los jerarcas a favor de la transparencia desde la semana pasada.

Así las cosas, solo quedan habilitados Margarita Penón, exdiputada del PAC y José Manuel Arroyo, exmagistrado como garantes éticos del grupo original.

“Me parece que es una mampara que sirvió, sin duda, para engañar al electorado. Incluso, recuerdo el acto en el que Ottón Solís le pasó el sombrero a Carlos Alvarado para dar a entender que él sería el nuevo defensor de la ética, pero no fue otra cosa que una payasada”, dijo Pablo Heriberto Abarca, congresista por el PUSC.

El grupo de garantes éticos no es eficaz en su labor, no solo porque está diezmado, sino también porque no tienen una hoja de ruta clara, de acuerdo con Liberación Nacional.

En ese sentido, a la oposición le correspondería el rol natural de control político, aunque no le toca fungir como garante de la transparencia, ya que esa es una promesa que hizo el gobierno PAC, aseveró Carlos Ricardo Benavides, jefe de los verdiblancos.

En el caso de Restauración Nacional, se considera a los garantes éticos como “un espejismo y una promesa de mal gusto que el PAC hizo y que ahora no tiene cómo sustentar”, dijo Jonathan Prendas, legislador de ese partido.

No obstante, esto no quiere decir que los garantes éticos no estén trabajando, según el gobierno.

Por ejemplo, en el caso del Sinart, Solís habría aconsejado al Mandatario a destituir a Mario Alfaro, expresidente de esa institución, por pérdida de confianza, al relacionársele con un supuesto tráfico de influencias.

“Hice recibo de su criterio y coincidimos en sus consideraciones, excepto en una y fue en el tiempo que tenían que tomarse las acciones. Al final, tomé su criterio y el Consejo de Gobierno adoptó una medida. Los garantes éticos son individuos que podrán emitir criterio cuando lo crean pertinente y me lo harán saber”, dijo el mandatario al anunciar la salida de Alfaro a inicios de junio.

En principio, los garantes éticos se reunirán una vez cada tres meses, o bien, cuando el presidente o alguno de sus integrantes lo consideren pertinente.

Gracias a los medios electrónicos, no se necesita que todos estén en el mismo sitio.




Ver comentarios