Omán, una prueba diferente
La Selección se entrenó ayer durante dos horas en el estadio, donde jugará mañana.Cortesía Fedefútbol/La República
Enviar

Omán, una prueba diferente

La Selección Nacional se enfrentará por primera vez a este combinado

Omán, un país localizado al suroeste de Asia y que su selección ocupa el puesto 76 en el ranking de la FIFA, es el rival de la Tricolor mañana a las 8.30 a.m. (hora tica).

201410082321430.a22.jpg
Ahí la Selección Nacional llega con el prestigio de ese octavo lugar logrado en el Mundial de Brasil 2014 y después de ganar la Copa Centroamericana en Estados Unidos.

Será la primera vez en que ambas selecciones se vean las caras, y el amistoso vuelve a llevar a la “Sele” hasta el continente asiático.
El técnico interino Paulo César Wanchope apostó por llevar a la mayoría de jugadores que estuvieron en la Copa del Mundo, con los que ya trabajó ayer.
Pero también hay unas caras nuevas. El juego marca el regreso del arquero Esteban Alvarado, luego de estar alejado por sus diferentes líos durante la era con el colombiano Jorge Luis Pinto.
“Muy contento de estar de nuevo acá. Primer entrenamiento con mucha ilusión, hace mucho tiempo no lo hacía y ahora espero empezar un largo camino de convocatorias”, afirmó Alvarado en declaraciones enviadas por la Federación Costarricense de Fútbol.
La Selección hizo ayer su primera práctica en el estadio Sultan Qaboos Sports Complex, ubicado en la ciudad de Mascate. Entrenó por dos horas, los porteros a cargo de Gabelo Conejo, y los jugadores con “Chope”, mientras que al final hicieron un trabajo todos juntos en espacio reducido.
Wanchope trabaja en montar el once para mañana, aunque ya había comentado que le dará oportunidad a todos los llamados, ya sea que jueguen ante Omán mañana o Corea del Sur, el próximo martes o lo hagan ante los dos.
“Tenemos 48 horas de estar acá, el tiempo necesario para adaptarnos al clima y esperar algún chance (…) Tendré que estar agradecido a Wanchope por llamarme, ya que después de tantos años fue quien tomó la iniciativa de volverme a dar la oportunidad y ahora tengo que responder”, afirmó Alvarado.
Por su parte, Omán, un país donde las construcciones están en su mejor momento, tiene en su calendario para estos días el juego ante la “Sele” y tres días después enfrentará a Uruguay en ese mismo estadio.
Además, viene de perder 2-0 ante Irlanda en su amistoso del mes de setiembre y su mejor puesto en el ranking de la FIFA es de 50 y fue en agosto de 2004.
Aunque el momento más brillante que tienen en cuanto a fútbol fue en el Mundial Sub-17 en 1995, disputado en Ecuador, cuando terminó cuarto.
El Boshar, como también se le conoce al estadio donde será el juego, es el recinto oficial del combinado omaní, y tiene una capacidad para 39 mil espectadores.

Dinia Vargas
[email protected]
@dvargasLR


Ver comentarios