Enviar
Olé y olé, España a la final
Sin dejar dudas superó a Alemania y va por Holanda

El momento soñado, uno de los más esperados por los españoles, llegó. Por primera vez, pese a su amplia trayectoria, España llega a la final de un Mundial y para eso de deshizo de Alemania, a la que venció 1-0, pero superó claramente.
Bastó un gol, sí, solo uno, aunque en realidad debieron ser al menos tres; pero no, con uno bastó. Fue más que suficiente el certero cabezazo del barcelonista Puyol, al min. 73, para llevar a todo un país a la final.
Ayer España, que volvió a jugar de rojo, no tuvo furia, no la necesitó, porque con el buen juego desarrollado por los pupilos de Vicente del Bosque, dándole trato especial a la pelota, le bastó para desaparecer a una Alemania, que tan solo dio muestras de existir cuando estaba abajo en el marcador y ya el tiempo expiraba.
El juego preciosista, de pase corto, de pie a pie, mareó a los germanos, que corrieron mucho más que los ibéricos, pero detrás del balón, sin lograr el objetivo.
Xabi Alonso, Xavi e Iniesta llegaron en un día fino, un día de inspiración, dispuestos a alimentar a David Villa y a la sorpresa de la alineación, el delantero Pedro, quien se hizo con el campo del cuestionado Fernando Torres.
Pese a una posesión del balón superior al 60%, España no logró el objetivo máximo del fútbol que es anotar en los primeros 45 minutos, aunque dispuso de una ocasión de Villa y otra de Puyol.
Alemania, al no tener la pelota, corría y se desgastaba, además de que Schweinsteiger y el “turco” Özil no lograban alimentar a Podolski y Klose, y que la ausencia de Muller se sintió en el aporte ofensivo.
Aparte de eso, cuando tuvieron el balón, las pocas veces, les calentaba en los pies y les bloqueaba las ideas, porque jamás dieron muestra de la actitud que presentaron ante Inglaterra y Argentina.
En la complementaria Del Bosque mandó a liquidar, adelantó las líneas, ordenó más juego vertical, abrir la cancha y en ese instante el juego comenzó a desarrollarse en territorio teutón.
Las ocasiones comenzaron a gestarse minuto a minuto, los remates pasaban por todos lados y la figura del portero Neuer se acrecentaba, pero el gol estaba por llegar.
Tras una atrapada providencial de Iker Casillas, en la única llegada de Alemania, vino la esperada anotación de los rojiamarillos. Minuto 73, tiro de esquina al punto de penal, aparece como un toro Puyol para rematar con alma, vida y corazón y abombar la red.
El resto es historia, España manejó los minutos, Alemania lo intentó, quiso despertar pero ya era tarde, el pase a la final es español.

Cristian Williams y EFE
[email protected]
Ver comentarios