Enviar
Inició ampliación de tramo entre Cañas y Liberia y se retoman obras en trocha
Obras continúan... tormenta en Conavi

Fiscalía allanó ayer el Consejo y otras seis propiedades para encontrar responsables de presuntas irregularidades en manejo de fondos para vía fronteriza

La tormenta que sufre el Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) por el presunto mal manejo de recursos en la construcción de la carretera fronteriza 1856 Juan Rafael Mora, no detendrá la agenda de infraestructura vial.
Casi simultáneamente de que se realizaban múltiples allanamientos en oficinas y casas de habitación de personas sospechosas de recibir dádivas por la construcción de la ruta paralela al río San Juan, la presidenta Laura Chinchilla daba la orden de inicio de la ampliación del tramo entre Cañas y Liberia, en la vía a Guanacaste.
El camino fronterizo tampoco sufrirá atrasos por los problemas que enfrenta el Conavi, pues en una reunión donde participaron los jerarcas de las instituciones involucradas con el proyecto acordaron retomar las obras.
La ruta 1856 Juan Rafael Mora es uno de los dos proyectos estrella de la actual administración pues pondría fin a las disputas que se han mantenido históricamente con Nicaragua por la navegación por el río San Juan.
No obstante, la obra se vio en peligro ante las sospechas de que funcionarios del Conavi responsables de supervisar los trabajos recibieron dádivas de las empresas encargadas de realizar los trabajos.
Ante las dudas, ayer se realizaron siete allanamientos y se separó de su cargo a Carlos Acosta, ex director ejecutivo del Conavi a quien el mes pasado se le había trasladado a supervisar un millonario proyecto vial financiado con un crédito externo.
El operativo de ayer lo encabezaron la Fiscalía Adjunta de Probidad, Transparencia y Anticorrupción, el Organismo de Investigación Judicial, con fiscales auxiliares y de juicio y un juez.
Como parte de las pesquisas se intervinieron las oficinas centrales del Conavi. Ahí se confiscó información de los departamentos administrativo y financiero, reconoció José Luis Salas, recién nombrado director ejecutivo de la entidad.
La Comisión Nacional de Emergencia (CNE), fue otro de los blancos de la investigación, pues fue de ahí de donde salieron los ¢19 mil millones que se emplearon en la construcción de la carretera.
Tras el allanamiento, Vanessa Rosales, jerarca de la CNE, explicó que los recursos para la trocha fronteriza los depositó en una cuenta del Conavi en dos tractos.
El operativo alcanzó además la casa de habitación de Acosta, en Esparza. Pese a que se le llamó a su celular para obtener su posición sobre el caso, al cierre de edición fue imposible localizarlo.
Otros dos funcionarios del Consejo Nacional de Vialidad, a quienes se les encomendó la tarea de supervisar y contratar a las empresas constructoras de la ruta fronteriza, también están bajo investigación.
A ellos, de apellidos Ramírez y Serrano, les fueron allanadas sus viviendas pues se les investiga por la sospecha por haber recibido pagos de parte de las empresas que les habían encomendado fiscalizar.
Tal como trascendió la semana pasada, uno de los investigados adquirió, en menos de cuatro meses, una vivienda valorada en ¢171 millones en el residencial Aves del Paraíso, en San Rafael de Heredia, un vehículo doble tracción y un cuadraciclo valorado en ¢9 millones.
Cacisa, firma a la que se le encomendó la supervisión de los trabajos en la trocha fronteriza a partir de enero de este año, fue otra que recibió la visita de los fiscales ayer.
Los trabajos en la ruta a Guanacaste comprenden llevar de dos a cuatro carriles los 50 kilómetros que separan a Cañas y Liberia, así como aceras, ciclovías e intersecciones.
Dicho proyecto costará alrededor de $100 millones y estará a cargo de la firma española FCC-Interamericana Norte; el financiamiento proviene de un préstamo con el Banco Interamericano de Desarrollo.
En cuanto al camino fronterizo, trabajadores del Ministerio de Obras Públicas y Transportes tendrán la responsabilidad de finalizar los tramos faltantes y evitar que otras obras concluidas se vean afectadas por las lluvias.
Ello, mientras terminan las investigaciones en torno a supuestas irregularidades en la contratación de empresas externas.

Natasha Cambronero
Danny Canales
[email protected]
[email protected]


Ver comentarios