Obama da ‘amplio margen’ para lograr conducción autónoma en EEUU
Foto Bloomberg.
Enviar

Los vehículos automatizados cuentan con el respaldo del presidente Barack Obama, quien aprobó un enfoque largamente paralizado para regular este floreciente sector, dijo Anthony Foxx, secretario de Transporte de Estados Unidos, .

Estados Unidos está autorizando pruebas viales a empresas como Alphabet y Uber Technologies ya que los ensayos en el mundo real son esenciales para la aceptación de la tecnología y para que las empresas y los organismos reguladores comprendan su potencial, dijo Foxx en una entrevista. La Administración Nacional de Seguridad de Tráfico en Carreteras (NHTSA, por su sigla en inglés) publicó la semana pasada las directrices para el sector que no llegó a impartir las normas prescriptivas que las empresas automovilísticas y tecnológicas deben acatar.

“El presidente, en el fondo, es un amante de la tecnología”, dijo Foxx en Karuizawa, Japón, donde asistió a una reunión de ministros de Transporte del G7. Foxx dijo que Obama le otorgó un “amplio margen” para determinar “cómo mejorar la circulación, aumentar el nivel de seguridad y crear más alternativas e igualdad para que el transporte sea accesible a la gente”.

La aceptación de la tecnología por parte de la administración de Obama contrasta con el enfoque adoptado por China, país que sobrepasó a Estados Unidos como el mercado automotor más grande del mundo en el 2009. El gobierno advirtió a los fabricantes de automóviles en julio a que no realizaran pruebas de sus vehículos de conducción autónoma antes que las regulaciones estuvieran terminadas. Esto se transformó en un contratiempo para las empresas que han presionado al gobierno de China para que acelere su proceso de elaboración de normas.

“Las pruebas en el mundo real enseñarán a los fabricantes y a nosotros, los reguladores, más sobre lo que funciona y lo que no funciona debidamente” y es una “parte crítica del camino a la aceptación de los vehículos autónomos”, dijo Foxx. “También creemos que esto se puede lograr con un nivel relativamente alto de seguridad”.  

La tecnología aún no se escapa completamente de la fiscalización. La NHTSA y el Consejo Nacional de Seguridad del Transporte de Estados Unidos están investigando un accidente fatal ocurrido el 7 de mayo que involucró el sistema de conducción asistida Autopilot de Tesla Motors. El máximo responsable ejecutivo de la compañía, Elon Musk, dijo que una actualización del software lanzada este mes habría evitado el fallecimiento del conductor.

Las muertes en las carreteras aumentaron un 7,2%, el mayor incremento en un año en casi medio siglo, a 35.092 fallecidos el año pasado, según el Departamento de Transporte.

“Obviamente hay un tema en torno a la aceptación y la confianza en la tecnología. Posiblemente, una manera de aumentar el nivel de confianza sería exigiendo mucho más rigor por adelantado a un producto que está por salir al mercado”, dijo Foxx. “Desde luego se trata de una cuestión que consideramos sumamente necesaria para ser incluida en el documento”.  


Ver comentarios