Foto 1
Enviar

El Banco Central publicó hace una semana un proyecto que está en consulta, mediante el cual quiere modificar la forma como se calcula el margen cambiario para las operaciones en ventanilla, afectando la libre competencia.

Con esto lo que busca es disminuir el diferencial entre compra y venta en las ventanillas de los bancos y que el precio sea el mismo, prácticamente fijándolo para todo el mercado, sin excepciones.

El Central ya ha indicado que los márgenes cambiarios no están en línea con los de muchos mercados latinoamericanos, incluso con lo que son muy altos.

El diferencial que existe en los márgenes es el que se da entre el precio mínimo de tipo de cambio anunciado en ventanilla para la compra y el máximo para la venta de divisas al público.

Hoy este es superior a ¢13, el Central desea que se reduzca por lo menos al mínimo.

El mercado cambiario en nuestro país es muy distinto al de otras latitudes, primero porque somos una economía bimoneda, donde hay muchas transacciones pequeñas a lo largo del día.

Además, los grandes vendedores y compradores asisten al mercado mayorista (Monex) donde pueden pujar por mejores precios de compra o venta.

De suceder lo que el Banco Central quiere, la operativa de los bancos cambiaría sustancialmente, incluso hay quienes han indicando que a pequeños compradores se les estaría prácticamente prohibiendo realizar transacciones pequeñas en ventanillas.

Daño al consumidor y libre competencia

Si se da esta medida, los bancos se quedarán sin la posibilidad de establecer libremente los tipos de cambio de compra y venta de ventanilla, en función de sus necesidades de divisas, nicho de mercado, apetito de riesgo o incluso estrategia comercial.

Esto impactará en la operativa de su negocio e incidirá sobre los resultados de utilidades.

El impacto que podría darse para los consumidores también es grande, pues la medida va en dirección opuesta a la libre competencia y podría traducirse en un desincentivo a la innovación en la gama de productos y servicios ofrecidos en la actualidad y hacia el futuro.

Cualquier persona sale al comercio a buscar precios competitivos para mejorar sus costos, si se da este cambio, las personas no podrán valorar en qué entidad financiera les dan mejor precio para comprar o vender sus divisas.

Ya los bancos atienden diferentes nichos de mercado y se especializan en mayor o menor medida en la prestación de ciertos productos y servicios; no obstante, la constante es que la mayoría brinda servicios de compra y venta de divisa a prácticamente todos sus clientes, lo que hace de esto un tema sensible.

¿Qué quiere el Banco Central?

El Central quiere que cuando las entidades financieras vendan o compren dólares al público, apliquen a sus clientes el mismo tipo de cambio, sin importar el volumen de dinero que se vaya a negociar.

Hoy si los clientes tienen un volumen mayor a los $1.000, las entidades financieras les ofrecen un mejor precio de compra o venta ya que pueden salir al Monex a realizar la operación.

El Banco Central indica que los tipos de cambio anunciados al público no revelan los verdaderos precios con que los intermediarios cambiarios realizan las operaciones.

Estos últimos son los relevantes para la toma de decisiones del cliente sobre la entidad que ofrece las mejores condiciones de precio, argumenta el Banco Central.

Añade que la distribución de los tipos de cambio anunciados entre los intermediarios cambiarios (sean de compra o de venta) es muy uniforme, no así en los tipos de cambio efectivos (los que realmente aplican).

El Banco Central también señala que el margen de intermediación cambiaria está disociado del costo de provisión del servicio, dado que no presenta diferencias significativas según sea la modalidad de negociación empleada (cajero automático, cajero humano o Internet), los medios electrónicos tienen menores costos para las entidades.

Altos márgenes

En enero pasado, el Banco Central publicó un estudio en el cual señala que el margen cambiario en Costa Rica es el más alto entre 12 países de América Latina.

Incluso en junio del año pasado se aplicó una modificación a la definición de tipo de cambio de referencia, de manera que incorporó las operaciones efectivamente realizadas y no se basará en los tipos de cambio anunciados como era antes.

Esa medida hizo que el margen en el tipo de cambio de referencia del Banco Central disminuyera hasta ¢6, aunque esto no se hizo efectivo en las entidades financieras, que es lo que buscan ahora con esta medida.


Medida complicada

Las entidades no están de acuerdo con esta medida, que podría significar muchos cambios para todo el sistema.


Luis Brenes
Gerente de Finanzas
Banco Lafise


Daría impacto a los consumidores

Una medida que contraste con la posibilidad de los bancos de establecer libremente los tipos de cambio de compra y venta de ventanilla, en función de sus necesidades de divisas, de su nicho de mercado, de su apetito de riesgo y de su estrategia comercial, sin duda impactará en la operativa de su negocio e incidirá sobre la contribución de este rubro a los resultados.
Más allá del efecto que experimentaría la banca es importante considerar el impacto que podría darse para los consumidores pues la medida va en dirección opuesta a la libre competencia y podría traducirse en un desincentivo a la innovación en la gama de productos y servicios ofrecidos.

Lilliana Blanco
Vicepresidente de Finanzas
Prival Bank

Bancos se pondrían de acuerdo, ya lo hacen hoy

Sí es posible que se pongan de acuerdo, pero eso se puede hacer ya, en un mercado que es mayoritariamente comprador, lo normal es que todos los días existan colas vendedoras al BCCR a tipo de cambio de Monex, creo que los márgenes de ventanilla de todas maneras bajarán.
Si una modificación de regulación se aprueba el efecto inmediato (al día siguiente) es que los tipos de cambio de las ventanillas se ajustarían a un menor margen de intermediación, cada entidad buscará cómo ubicar la compra o la venta, según sea su posición que mayoritariamente hace, compradora o vendedora, es posible que el tipo de cambio contable, tipo de cambio de referencia del BCCR de compra se ajuste conforme pasan los días.

Hairo Rodríguez
Gerente
Banco Cathay

Traería cambios importantes en operativa de los bancos

Estamos en el periodo de consultas e intercambio de criterios con el Central. Derivados de este proceso podrían salir ajustes o mejoras relevantes a la propuesta inicial realizada por el Central.
En la versión existente a la fecha, sí implicaría cambios importantes a la operativa que manejamos los bancos.
Sin embargo, por la importancia de este tipo de negocio tanto para los clientes como para los bancos, confiamos en la apertura que existirá para construir en conjunto una propuesta que tome en consideración todos los impactos en el mercado y sus actores.

Rossy Durán
Gerente Corporativa de Finanzas
Banco de Costa Rica


Impacto directo sobre los ingresos

El establecimiento de un margen de intermediación cambiaria cómo el propuesto por el BCCR tendría un impacto directo sobre los ingresos por servicios por intermediación cambiaria, siendo que al fijar el margen de intermediación con base a los tipos de cambios efectivos, ineludiblemente habrá una reducción del spread con respecto al actual, y en consiguiente con la metodología fijada, este spread se irá reduciendo paulatinamente.

 
Ver comentarios