Novedosa biopsia evita cirugía en cáncer de mama
“Una biopsia por medio de cirugía abierta conlleva gastos y requiere tiempo. Con la técnica, la punción se hace en unos 30 minutos y al día siguiente la paciente puede ir a trabajar”, aseguró Óscar Sibaja, radiólogo. Gerson Vargas/La República
Enviar

Una nueva manera de tomar biopsias cuando hay sospecha de cáncer de mama evita que las pacientes deban realizar una visita al quirófano.

Su nombre es biopsia de mama con aguja gruesa asistida por vacío, que se realiza guiada por imagen a través de un ultrasonido o mamografía, técnica única en la región.

El procedimiento remplaza las cirugías abiertas a las que se debe someter una paciente que ha sentido un nódulo (“pelotita”) en su busto.

Funciona así: una vez que el radiólogo confirma la ubicación de la lesión, después con anestesia local, se hace una pequeña incisión con bisturí, a través de la cual se introduce la aguja que se dirige hacia el tumor.

Esta aguja tiene al lado de su punta una abertura que se coloca por debajo o junto al nódulo y se activa para succionar parte del tumor, mientras que un bisturí interno corta la muestra.

La prueba se envía a patología donde determinarán si hay o no presencia de cáncer. Se estima que el 80% de los casos se trata de tumores benignos por lo que la paciente puede vivir con ellos; los casos que se confirman se trasladan a oncología.

“Debemos apostar por métodos menos invasivos ni agresivos. No es necesario sacar un nódulo por medio de cirugía si no lo amerita, si son lesiones benignas”, advirtió Óscar Sibaja, del Centro Radiológico Santa María.

En los casos que dan positivo, el especialista combatirá el cáncer con más exactitud gracias a que con esta biopsia se deja una especie de marca que servirá al médico de guía para ubicar el tumor.

Con una sola aguja se pueden tomar múltiples muestras. Incluso se pueden extraer nódulos en su totalidad cuando tienen tamaños de hasta tres centímetros.

Esta técnica reduce los costos que conllevaría una operación, a la vez que bajará las listas de espera para quienes requieren un procedimiento quirúrgico.

Otro aspecto es que por ser una técnica poco invasiva, la paciente ahorrará tiempo de recuperación: el procedimiento se realiza en 30 minutos y al día siguiente podrá reincorporarse a su vida cotidiana.

“Con una biopsia tradicional la persona requiere dos semanas incapacitada. Las cirugías duelen, provocan sangrados, la paciente debe volver unos ocho días después para quitar puntos; mientras que con este procedimiento ya no hay que operar; si el diagnóstico con aguja indica que es benigno, terminó el proceso”, detalló el especialista.

El procedimiento tiene un costo de unos $550 (cifra sin incluir honorarios médicos), que representa un tercio de lo que se necesita para una cirugía.


Alta incidencia


El país presenta las tasas de incidencia, prevalencia y mortalidad de cáncer de mama más altas de Centroamérica, e incluso ocupa el cuarto lugar en América Latina.
En cifras (tasas por 100 mil mujeres)

Incidencia 55,87
Mortalidad 13,25

Fuente: Dirección Vigilancia de la Salud, Registro Nacional de Tumores

Ver comentarios