Novak repleto de gloria
Novak Djokovic en plena acción en el juego final del Abierto australiano. Gregg Wood/AFP-La República
Enviar

Después de su tormentoso partido de cuartos de final frente a Gilles Simon, en el que cometió la friolera de 100 errores no forzados, el mejor tenista del mundo, Novak Djokovic dio cuenta en la final adelantada de Roger Federer y en la final, despedazó al escocés Andy Murray (6-1) en el primer set y soportó el repunte del número dos del planeta, para ganar apretadamente los dos sets siguientes.
En una copia de la última final del Abierto de Australia, venció 6-1, 7-5 y 7-6 (3) a Murray y se quedó con su sexto título en Melbourne.
Se llevó para Serbia 2,224 millones de euros; al “pobre” de Murray solo le tocaron 1,112 millones.
Sétimo título consecutivo ATP: U.S. Open, Pekín, Shanghái, París, Londres y Doha; seis veces campeón del Abierto de Australia (2008, 2011, 2012, 2013, 2015 y 2016), empatando marca del legendario ídolo local, Roy Emerson y alcanzó al sueco Bjorn Borg con 11 títulos grandes, solo atrás de Roger Federer (17), Rafa Nadal y Pete Sampras (14) cada uno.
No pudo ser mejor el arranque de Djokovic. Desde que estuvo break point en el primer game hilvanó 10 de 11 puntos para ponerse 3-0 en el primer descanso. Con ese ritmo, siendo superior en velocidad y en precisión, se llevó el primero por 6-1.
El segundo, claro, tuvo más olor a batalla... pero no evitó que el serbio volviera a predominar y quebrara al escocés para pasar a servir 4-3. Pero el británico no se rindió al punto de recuperar rápidamente el servicio y ponerse 4-4. Pero el undécimo game fue clave: Murray no supo aprovechar un 40-0 y perdió su servicio para quedar todo servido para el mejor del orbe que lo cerró 7-5.
La moral de Murray ya estaba en niveles bajísimos. Por eso, entendible 2-0 en el arranque del tercero, con un Djokovic desbordando con passing shots y globos. Pero el escocés no se rendía y, con paciencia, lograba emparejar en tres. Así llegaron al tiebreak en donde Murray quedó condenado con dos dobles faltas en los primeros cinco puntos que decretaron el final.



 


Ver comentarios