Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Sábado 17 Marzo, 2012


No concibo nada más grande para un ser humano que la familia y la salud.
Cuando se pierden, la vida no tiene sentido o adquiere otro significado.
Básicamente se cambian los valores y las prioridades.
El futbolista francés del Barcelona, Eric Abidal, pasa o sufre hoy una de las etapas más complicadas de su vida, después de que justo hace un año le detectaron un tumor que dejó tocado al jugador.
Caído el atleta, apareció el espíritu de superación de un deportista que se sobrepuso a una enfermedad que, parecía, lo iba a retirar durante mucho tiempo de los terrenos de juego.
Lamentablemente la salud del lateral izquierdo se volvió a quebrar y ahora Abidal tendrá que someterse a un trasplante de hígado, que abre todas las interrogantes sobre el futuro de su carrera profesional.
Fue hace un año, el 17 de marzo, que fue operado del tumor que le fue detectado en el hígado a través de un análisis sanguíneo, por lo que se esperaba que el grado de afectación fuera mínimo para el jugador de 31 años.
El día 2 de mayo, Abidal empezó a trabajar con el grupo, mes y medio después de ser intervenido. Para sorpresa de todos, Eric Abidal entró en la convocatoria del Barcelona para el encuentro contra el Real Madrid en el Camp Nou, en la vuelta de semifinales de Liga de Campeones, que el Barcelona pasó para medirse en la final contra el Manchester United en Londres.
El jugador francés vivió su gran momento tiempo después, cuando fue invitado por el capitán barcelonista Carles Puyol para levantar la copa de la Liga de Campeones en Londres.
Fue por esos días que en una comparecencia ante periodistas de todo el mundo, Abidal dijo una cosa que lamentablemente pasó casi inadvertida.
“He decidido vender todos los coches que tenía y destinar el dinero para que se invierta en hospitales, ayudar a los niños y colaborar con asociaciones para investigar enfermedades.
A veces pensamos que hay cosas que nos resultan útiles para vivir, pero lo más importante es la familia. He aprendido a separar las cosas y por eso he vendido todos los coches”, reveló Abidal.
Cuando se olfatea la muerte a temprana edad, cambia, todo cambia como cantaba Mercedes Sosa
Y este es el enorme mensaje de un futbolista profesional, joven y multimillonario, desde luego que para el que quiera entenderlo.
¿Qué se gana con Alfa Romeos, Mercedes y Maseratis, sin salud?
¿Qué gano, yo rico y millones de niños que se mueren de hambre?

[email protected]