Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 11 Enero, 2016

Inicio con una noticia triste sobre todo para el fútbol turrialbeño y alajuelense.
Esta semana murió José María “Chema” Campos, amigo personal, quien fuera futbolista ícono del Turrialba en la década 50-60, brillante extremo izquierdo, quien fue fichado por Liga Deportiva Alajuelense donde formó parte del equipo tricampeón nacional en los años 58-59-60.
Si la memoria no me falla, “Chemita” llegó a la Liga a sustituir al “Tapón” Villalobos, quien formaba ala izquierda con Isaías Araya, por cierto, el único jugador del Alajuelense que formó parte de los famosos “Chaparritos de Oro” en el Panamericano de México.
“Chema”, un zurdo natural, elegante y delgado, hizo ala con Saningo Soto y poco a poco, antes de ir a jugar a Guatemala, el azucarero dio paso en su puesto a “Tierrita” Acuña, que llegaba a la Liga procedente del Barrio México. El mexicanista le dio la Vuelta al Mundo con la Liga en esa posición.
Algunos años después, la dirigencia manuda compró de un solo tiro a dos “carajillos” que hacían loco en los campos de juego de San Juan de Tibás, los dos en ¢1.500. Nada más y nada menos que Juan José Gámez y Oldemar “Gato” Bolaños, que fueron el ala izquierda eriza por varias temporadas. Después llegaron dos zurdos impresionantes, a integrar otra ala izquierda sensacional: Rolando Villalobos y Javier Jiménez.
Cuando Tano se hizo seguidor del Alajuelense, digamos que en 1950 (tenía siete años), el ala izquierda rojinegra la formaban Morux y Farachín Alvarado, hermano de León y Carlos Alvarado.
Los sistemas tácticos cambiaron con el paso del tiempo; el fútbol se industrializó, llegaron los salarios millonarios y los directores técnicos tuvieron que aferrarse a sus puestos amarrando resultados para que no los despidieran.
Cayó la filosofía de que: primero empato y si puedo, gano y se fue variando la táctica del 3-2-5 al 4-2-4, luego el 4-3-3; el 4-4-2 y hoy el 4-5-1 o el 5-4-1, lo que trajo como lógica consecuencia la desaparición de los extremos natos en el fútbol.
No más Hernán Cabalceta, Chano Campos, Anacín Alvarado, Rubén Jiménez, Cuico Bejarano, Leonel Hernández, Rudy Sobalvarro, “Cañoncito” Carboni, Santiago Tercero y tantos y tantos delanteros que honraron esta extinta posición de puntero izquierdo, en la que mi querido amigo del alma, José María Campos se distinguió con su número 11 bien pegado al pecho por tantas temporadas.