Logo La República

Viernes, 16 de noviembre de 2018



NOTA DE TANO


Nota de Tano

Gaetano Pandolfo [email protected] | Jueves 03 abril, 2008


Nota de Tano

Gaetano Pandolfo
[email protected]

¿Qué pensará Giovanni Jara y qué opinión tendrá del presidente del Herediano, Aquil Alí, que ha salido a la prensa a manifestar que desea cancelarle la deuda al ex futbolista, pero que no hay plata en las arcas rojiamarillas, y pocos días después se viene el anuncio del fichaje de Paulo Wanchope como director técnico, con un cuerpo de numerosos asesores, que por los nombres que tienen, deben ser caros?
El terremoto que sacudió el banquillo rojiamarillo es oneroso, porque hay que cancelar a los despedidos y pagarles millones a los contratados, empezando por el nuevo entrenador que a lo largo de su carrera como futbolista, se acostumbró a salarios de seis ceros a su derecha y no creemos que en su nueva “profesión” trabaje por menos.
El jerarca del Herediano afirma que no existen los ¢28 millones que se le deben a Jara. Sin embargo, debe mover millones en pocos días para cerrar la nueva aventura.
Existe el dinero para liquidar laboralmente a Javier Delgado, a asistentes y jugadores y hay billete para pagarle a Paulo, el asesor colombiano y el nuevo preparador físico, Luis Ortiz, el que siempre ha sido recomendado y ha trabajado, incluso en el propio Herediano, con Carlos Watson, curiosamente, tío de Wanchope.
¿Ortiz va a Herediano porque es el mejor, porque lo recomienda Watson o porque lo pide Paulo César?
¿Qué opina de todo esto el gerente del club, Ricardo Chacón?
¿Qué dice de este enjambre el recién llegado Jorge Alarcón, otro fichaje caro para quien sí hay dinero, pero no para Giovanni?
¿La directiva del club florense decide razonando o por golpes emocionales?
Contratar a Wanchope como técnico, emotiva y emocionalmente es un batazo. Su firma es un acierto. El equipo jugará a estadio lleno cuando sea casa.
Lo otro, lo futbolístico, en este país poco interesa.
Si son directores técnicos Medford, Jeaustin, Ronald, Vladimir, los Mauricios, Javier, Luis Diego, Mora, Arguedas, Guardia, Roy, Giovanni, Hernán Fernando, Gustavo y decenas de decenas más, que se han uniformado de entrenadores sin pasar la mayoría ni por universidad de garaje…¿por qué no Wanchope?
Para ser un buen director técnico no es necesario un título.
A los titulados en Europa en este país, les ha costado un mundo ser protagonistas: Henry Duarte, Leroy Lewis, Rolando Villalobos, Juan Blanco, Johnny Chávez y otros pocos que no suman 15 son testimonio.
En el mundo del fútbol han triunfado entrenadores sin preparación académica; en ese sentido, bienvenido al gremio uno más: Paulo César Wanchope.
Tipo inteligente, de enorme fortaleza mental, ambicioso, ojalá que no diga públicamente que se hace entrenador para que sus ahora colegas, aprendan de la profesión. Recordamos el detalle, porque cuando se metió a periodista y nos dijo que nos iba a enseñar a todos de esta profesión, sus lecciones duraron demasiado poco.