Logo La República

Jueves, 23 de septiembre de 2021



NOTA DE TANO


¡No se puede empezar de cero!

Gaetano Pandolfo gpandolfo@larepublica.net | Martes 03 agosto, 2021

Oscar Duarte es un señor defensa central

La derrota de la Selección Nacional ante Canadá, debe de servir como lección al cuerpo técnico para corregir errores, pero ese tropiezo jamás debe conducirlo a empezar de cero.

Luis Fernando Suárez debe “montarse” en la tripleta de triunfos en la fase de grupos del torneo, resaltar lo positivo de cada partido, los avances, los pequeños detalles en los que hubo mejoría y en este mes que queda para entrar a la eliminatoria, trabajar sobre lo positivo y corregir sobre lo negativo.

Lea más: Selección pasó de un prudente 4-4-2 a un agresivo 4-3-3

Hacemos notar esto, porque después del traspié ante Canadá, escuchamos comentarios que querían impulsar al técnico a empezar de cero y se cuestionó por ejemplo que Costa Rica sigue sin un número 9.

Mi opinión es que en la Copa Oro, la Selección Nacional sí encontró a su nueve: Joel Campbell y fue positivo el aporte de los veloces jugadores que actuaron a sus flancos: Alonso Martínez, Ariel Lassiter y Luis Díaz.

No podemos archivar la estadística de que la Selección Nacional anotó seis goles, ninguno de “bola muerta” en la fase de grupos y no se vale salir con el cuento de que los rivales eran fáciles. A Panamá no le metimos ninguno en dos recientes amistosos.

Jugar la eliminatoria con un “nuevo nueve” y volver a esconder a Campbell en un costado de la cancha sería un error, un retroceso. Costa Rica mejoró en ofensiva y hay que reforzar esa mejoría y no archivarla para empezar con nuevo experimento.

En el fatídico partido ante Canadá, que nos aplastó con un fútbol envolvente y dominante, la pareja de defensores centrales: Duarte y Calvo fue heroica y cortó decenas de ataques enemigos. Con Pipo y Waston disponibles, no es una zona débil del equipo, máxime con Keylor Navas en el marco. Hay defensas jóvenes para reforzar.

Lea más: Suárez ya perfiló su equipo estelar

Siempre será la cintura el punto flojo de la Tricolor y es en esa zona donde Suárez debe hallar en poco tiempo, la fórmula mágica y los jugadores adecuados para que el cuerpo del equipo se transforme y se mueva a otro ritmo.

Un equipo intenso necesita que los defensas laterales y todos los mediocampistas, marquen, recuperen y ataquen con vértigo y precisión.

Cero fútbol para atrás, como jugaron la semifinal México y Canadá, que no le devolvieron a sus porteros ni dos balones.

Costa Rica juega a paso de tortuga; hay que moverse como liebre, morder tobillos, atacar en bloque y practicar un fútbol intenso en cada metro de zacate. Solo queda un mes para aprenderlo.

gpandolfo@larepublica.net

NOTAS ANTERIORES








© 2021 Republica Media Group todos los derechos reservados.