Nibali, emperador en París
El pelotón puntero entra a los Campos Elíseos; al fondo la mítica Torre Eiffel y en el centro, de amarillo, Vincenzo Nibali arropado por sus colegas de travesía. Eric Feferberg/AFP-La República
Enviar

Nibali, emperador en París

Primer campeón italiano del Tour de Francia desde 1998

El ciclista italiano, Vincenzo Nibali (Astana), logró lo que ya muchos esperaban, cerrar con broche de oro lo que ya tenía en su bolsillo, ganó por primera vez el Tour de Francia y se convirtió en el sexto ciclista de la historia en obtener la “triple corona”, Giro de Italia (2013), Vuelta a España (2010) y ahora el Tour de Francia.

201407272234160.a33.jpg
El de Astana suma su nombre a los de Jacques Anquetil, Felice Gimondi, Eddy Merckx, Bernard Hinault y Alberto Contador.

La edición de la ronda “gala” llegó a su final después de 21 etapas y 3.664 kilómetros. Los franceses Jean-Christophe Péraud y Thibaut Pinto acompañaron a Nibali en el podio de París. Nuevamente los “francos” colocaron a corredores en el podio. Sin embargo por debajo del italiano que dominó la prueba de principio a fin y fue justo merecedor del “maillot” amarillo.
Por su parte el alemán, Marcel Kittel, se hizo con su cuarto triunfo de esta edición y por segundo año consecutivo se impuso en los Campos Elíseos.
La etapa como es costumbre tenía el podio con nombres y apellidos, además que es la etapa más corta después de la contrarreloj con una distancia de 137 kilómetros. El pelotón se mantuvo compacto durante el recorrido, las ventajas eran de menos de un minuto entre quienes lideraban.
El gran sobresalto se dio al cierre de la jornada en territorio parisiense donde Péraud resbaló en el adoquín y cayó al suelo faltando 42,5 kilómetros. Aunque no pasó a más, el golpe fue suficiente para asustar a su equipo. Con rapidez se incorporó al pelotón.
Richie Porte fue quien se salió de las filas de su nómina, luchó solo e intentó buscar la etapa sin buenos resultados. Escoltado por el hambriento pelotón, Porte fue neutralizado.
Serían Kittel y Kristoff quienes buscarían la etapa en el “sprint” final. El alemán fue remontando poco a poco al noruego a unos 50 metros de la meta y con sus brazos abiertos por cuarta vez en el Tour se despidió de territorio francés con una victoria en la vigésima primera etapa.
A pesar de ser uno de los Tour más accidentado en los últimos años, el campeón Vincenzo Nibali se mantuvo siempre en su bicicleta y estuvo cerca de caer en varias ocasiones, pero supo mantenerse a flote.
Sus principales contendientes sufrieron caídas aparatosas que los alejaron de los puestos de honor. El británico Chris Froome fue abatido en apenas la cuarta etapa y dijo “au revoir” a cualquier chance de salir vencedor. Mientras tanto, Alberto Contador, se despidió del torneo al caerse y fracturarse la tibia.
Los ojos cristalinos del italiano al recibir el trofeo de ganador de manos de la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, mostraban la emoción del ciclista.
“Vine, vi y vencí”, esas fueron las palabras del emperador romano Julio César mientras derrocaba los imperios. Nibali es el nuevo emperador romano en territorio francés.
El “Tiburón de Messina”, como se le conoce a Nibali, ganó la edición 101 de la historia del Tour y aumenta la especulación de cara al próximo torneo de poder histórico, como lo es la Vuelta a España que inicia el próximo 23 de agosto.

Walter Herrera V.
[email protected]
@La_Republica


Ver comentarios