Nadal recuperó su trono
Enviar
Nadal recuperó su trono
El tenista español no le dio gusto a Djokovic en la víspera de su cumpleaños

Una cara muy diferente mostró el tenista español Rafael Nadal en la final del Masters 1.000 de Roma, donde arrolló a Novak Djokovic para quedarse con el título y a la vez recuperar el puesto número dos del escalafón mundial.
De nada le sirvió al serbio estar a las puertas de su cumpleaños 25 (hoy los cumple), Nadal jugó directo y en dos sets resolvió el encuentro a su favor por 7-5 y 6-3, luego de que el domingo no se realizara el juego porque la lluvia nunca dio tregua en la capital italiana.

Muy cerrado comenzó el duelo y era claro que ambos estaban esperando un error de su rival para marcar diferencia, la cual llegó en el quinto juego con una rotura a favor de Nadal y se puso arriba, aunque el tenista de Belgrado se lo devolvió llevando el marcador a la paridad.
Nadal evidenció problemas con su primer servicio, en el que logró una efectividad poco superior al 50%, y jugó más defensivo, mientras Djokovic se mostró más irregular, intercalando golpes magníficos con errores de principiante.
La ocasión no la aprovechó Nadal para dejarse el primer set y ver cómo por segunda oportunidad en el torneo ‘Nole’ terminó rompiendo la raqueta (ya lo había hecho en octavos ante el argentino Juan Mónaco).
No logró reponerse Djokovic de ese golpe y nada más arrancando vio cómo todo se ponía en su contra al ceder el servicio.
La seguridad de Nadal creció y por el contrario ‘Nole’ aumentó su nerviosismo que quedó claro al cometer un total de 41 errores a lo largo del encuentro.
Con 3-5 en el marcador a favor del español y con el serbio al servicio, el de Manacor logró un punto sobre la línea que le daba la ventaja para la bola de partido, provocando las quejas de Djokovic que la daba fuera. Los nervios volvieron a dominar al de Belgrado que regaló el punto de la victoria al cometer una doble falta.
La victoria en Roma volvió a Nadal, quien recupera su cetro de emperador de un torneo romano que ganó ya seis veces en los últimos ocho años y que la pasada edición le había arrebatado el serbio por un contundente 6-4 y 6-4.
Roma fue el escenario del tercer choque de este año entre ambos tenistas —todos ellos finales— y suponía además romper el empate que mantenían esta temporada, con el serbio que se había impuesto en el cemento del Abierto de Australia y con el mallorquín que le ganó en la tierra batida de Montecarlo.
Además, Nadal no solo consiguió ganar al número uno del mundo, algo que le da alas para Roland Garros, que comenzará el próximo 27 de mayo, sino que evita así a Djokovic en unas eventuales semifinales en París, ya que ambos quedarían en lados opuestos del cuadro, por lo que solo podrían volver a medirse en una nueva final.

Dinia Vargas
[email protected]

Ver comentarios