Enviar

Murray hace esperar a Federer

El tenista inglés vence a Raonic e impide la clasificación del suizo a semifinales del Masters

201411112234080.a4.jpg
Andy Murray mantuvo sus posibilidades de seguir con vida en el Masters tras vencer a Milos Raonic. Glyn Kirk-AFP/LA REPÚBLICA
El británico Andy Murray resurgió después de su primera derrota este domingo, venció al canadiense Milos Raonic y se metió en la lucha por las semifinales del Grupo B del Masters, impidiendo de paso que el suizo Roger Federer alcanzara matemáticamente esa ronda este martes.
Federer venció primero al japonés Kei Nishikori por 6-3 y 6-2, y necesitaba que Raonic se impusiera a Murray, o que el británico derrotase al canadiense en tres sets, pero Andy venció por 6-3 y 7-5, y así el de Basilea tendrá que esperar, aunque prácticamente lo tiene asegurado, y todo se decidirá contra el propio Murray este jueves.
Roger derrotó a Nishikori y logró la victoria 70 en lo que va de año, distanciándose de Murray, que ahora tiene 59, y del serbio Novak Djokovic, con 57.
Ganador de este torneo en seis ocasiones (récord), la última hace tres años, Federer contó de nuevo con el favor del público que llenaba el fabuloso recinto del O2.
A Federer le bastó con apretar en los momentos claves del partido para imponerse físicamente al japonés, que pidió la asistencia del fisioterapeuta dos veces durante el partido por un problema en su muñeca derecha.
201411112234080.a44.jpg
“Recuerdo como fue mi primera vez en 2002, y jugué muy, muy bien en Shanghái. No me hice muchas preguntas, solo jugué sin nada que perder. Esperando terminar el año con algo importante”, señaló Federer.
Raonic, pendiente siempre de su potente servicio, con el que ha sumado este año ya 1.107 directos, solo conectó cuatro de ellos en el partido contra Murray. Además, cedió su saque en tres ocasiones.
El escocés, animado por su público, rompió en el undécimo juego del segundo set, presionando al resto, y luego remató el partido a la segunda oportunidad, ante la algarabía y festejo de sus seguidores, que aún le ven con vida.

Londres/EFE

Ver comentarios