Mujeres y niños anotan gol de campo
Niños, jóvenes, mujeres y adultos practican el deporte en suelo nacional. Imagen con fines ilustrativos. Archivo/La República
Enviar

El domingo anterior, en el Polideportivo Monserrat, se llevaron a cabo las finales del Masters Tournament, un espacio para que pudieran participar todas las categorías del fútbol americano del país.

En total, participaron 20 equipos en las categorías de “Flag” (bandera), “Touch” y “Contact”, pero solamente ocho equipos accedieron a las finales.

La iniciativa era importante para desarrollar la competencia en jóvenes y los más pequeños amantes del ovoide, según Lenny Vega, organizador del evento.

“El objetivo del Masters Football Tournament es fomentar el juego del fútbol americano en las Ligas Menores, de niños y niñas, de los seis a los 12, de 12 a 15 y de 15 a 18 años, y fomentar el deporte en femenino desde los 12, hasta los 21 años”, afirmó Vega.

En la categoría Peewee, Los Leones se llevaron la victoria y quedaron campeones tras derrotar 14 a 0 a los pequeños Falcons de Alajuela.

Pero lo más sorprendente de este equipo es su historia. El reclutamiento comenzó cuando su entrenador Israel Abel se dirigió a buscar prospectos.

“Nosotros tenemos varias maneras de hacerlo. Primero, trabajamos con un albergue de muchachos que se llama el Pueblito (Paraíso de Cartago), sabemos que los muchachos no tienen muchos recursos y les preguntamos si querían formar parte de manera gratuita”, comentó Abel.

Como parte del proceso, también se han acercado a algunas escuelas cercanas para hacer exhibiciones e invitarlos a que participen en el juego.

Aunque no cuentan con ningún tipo de apoyo a nivel local, hacen algunas actividades entre ellos para recaudar fondos o por medio de contribuciones que reciben fuera del país.

“Para entrar en el torneo del Masters Tournament, hubo una compañía de equipos médicos en Estados Unidos que nos donó el dinero, porque traer tres equipos al torneo nos costó como $700 entre la entrada y las busetas que tenemos que alquilar”, dijo el entrenador.


“Romper la regla”


Si bien es cierto, históricamente el fútbol americano fue un deporte exclusivo para hombres, en Costa Rica, las mujeres decidieron que también querían jugar.

Para Ericka Conejo, jugadora de Olympian Goddesses, mejor conocidas como las diosas, la incursión se trata de romper la regla.

“Yo creo que es como romper la regla, el paradigma que solo los hombres juegan. Para mí fue un reto muy importante. Yo tenía un cuñado que practicaba y fue él quien me sembró la semillita y cuando me di cuenta que iban a abrir un equipo de mujeres, no lo dudé y me metí”, indicó.

El torneo fue bien recibido por estas muchachas, ya que al haber solo tres equipos femeninos, no puede disputarse una liga como la que sí juegan los varones.

“Falta que haya más torneos de este tipo. Nada hace uno con entrenar, como hice yo, durante un año o año y medio para un juego. Con más torneos tendríamos mayor experiencia”, afirmó Karla Montero, otra de las diosas.

El torneo contó con la participación del Comité Cantonal de Deportes de Alajuela y otros patrocinadores.

 

Ver comentarios