Enviar
Lunes 17 Marzo, 2014

En ámbitos tradicionalmente asociados a los hombres, como las empresas B2B del sector IT, las mujeres estamos demostrando cómo y cuánto podemos aportar


Mujeres en el mundo B2B: el reto de jugar un rol propio

Las mujeres estamos cada vez más inmersas en el mundo de los negocios. En los últimos años, conquistamos nuevos espacios y llevamos nuestro propio estilo de gestión tanto a grandes compañías como a incipientes startups.
Cada escenario corporativo, sin embargo, tiene sus particularidades. En las empresas tecnológicas del tipo B2B (“Business to Business”) las mujeres enfrentan —enfrentamos— un entorno históricamente asociado a los hombres. ¿Significa esto que debemos incorporar las formas de trabajo ya imperantes en el sector o identificar y potenciar las fortalezas inherentes a nuestro género?
Antes de abordar este interrogante, es necesario, en primer lugar, dimensionar cuál es la verdadera incidencia de las mujeres en el sector de IT. En segundo lugar, creo que es imprescindible identificar qué valor agregado podemos aportar nosotras a compañías del tipo B2B. Pero vamos por partes.
Mujeres en compañías IT: percepciones y hechos.
La impresión generalizada es que, salvo algunos nombres excepcionales como los de Sheryl Sandberg (Facebook) o Marisa Meyer (Yahoo!), las firmas tecnológicas están prácticamente monopolizadas por hombres. Sin embargo, tal como reconoce la emprendedora Amanda Aitken, se trata también de una cuestión de “prensa”: “Existe la percepción de que solo los hombres están en esto, pero si nosotras habláramos más sobre nuestros trabajos, habilitaríamos a otras mujeres a participar”.
Más allá de estas percepciones, las cifras muestran que la inserción de la mujer en el sector de IT se consolida. En Estados Unidos, las mujeres no solo avanzan entre los nuevos puestos (un 46% de los cuales fueron ocupados por ellas el año pasado) sino también en sus salarios.
B2B: mucho por aportar
Aunque las mujeres también hemos ganado terreno en las firmas B2B, el impacto real de este ascenso apenas comienza a ser analizado ahora. En este sentido, son muy valiosas las conclusiones de un estudio de la consultora británica A.T Kearney, recientemente publicado por The Economist.
La investigación, realizada entre más de 200 compañías que operan en Reino Unido, refleja que las mujeres del “mundo B2B” tienen conductas distintivas a la hora de gestionar los negocios.
Según Inna Baigozina, una de las responsables del estudio, las mujeres de este tipo de firmas toman las decisiones de una manera diferente a los hombres. En general, dice la experta, ellas son más eficientes a la hora de generar y sostener los vínculos y suelen tener una visión más amplia de los intereses de su compañía.
Estas virtudes representan una auténtica “commodity” para las compañías B2B, en las que la construcción de relaciones comerciales sólidas constituye, como sabemos, un factor crucial.
Inclusión y competitividad
Los hallazgos de la investigación de Kearney y la creciente inserción de la mujer en el “mundo IT” son dos datos que nos permiten ser muy optimistas de cara al futuro. Con nuestras propias fortalezas, las mujeres no solo podemos afianzar un estilo propio de trabajar sino también aportarles grandes beneficios a las firmas que nos contratan.
Por eso, aun en ámbitos que por razones culturales parecían poco amigables para los roles femeninos, hoy podemos demostrar que inclusión y competitividad son valores que van de la mano.

Claudia Vásquez
Vicepresidente de ventas – CA Technologies North of Latin America