Mucho más que un partido
Beyoncé reveló en las redes sociales esta foto mostrando como lucirá el próximo domingo durante el espectáculo del medio tiempo del Super Bowl.Tomada de Internet- /La República
Enviar

Mucho más que un partido

Marketing, espectáculo, fútbol y una lluvia de dólares representa el Super Bowl

Beyoncé vestida de árbitro y anuncios que cuestan cientos de miles de dólares por segundo, son parte de la locura de una transmisión que provoca a los estadounidenses reunirse entre amigos y familias para romper los ratings observando un partido de fútbol americano.
Pero está claro que el Super Bowl es más que un partido. En esta transmisión que dura aproximadamente cuatro horas y que será vista por más de 111 millones de televidentes, los anunciantes pagan sin protesta porque saben que no existe otro evento en los Estados Unidos, cuya transmisión en vivo en tiempo real provoque una audiencia tal.
La empresa SodaStream International Ltd, el fabricante de máquinas para elaborar bebidas sin alcohol en casa, será una de las compañías que pagarán a CBS Corp. un promedio de $3,75 millones por un anuncio de 30 segundos en el Super Bowl, según informó la firma de investigación Kantar Media de WPP Group y publicó la agencia Bloomberg.
Lo anterior implica que un segundo en este evento deportivo cuesta $125 mil, sin tomar en cuenta el costo de producir los anuncios, que deben provocar un impacto especial en los telespectadores, pues acá resulta literal aquello de que cada segundo vale oro.
Sobre el espectáculo, la cantante Beyoncé tiene todo preparado para su presentación en el Super Bowl e incluso ya exhibió por Internet un video con avances sobre lo que será su presentación.
Beyoncé alternará con grandes figuras del espectáculo, entre otras el cantante Stevie Wonder, quien se presentará en un concierto al aire libre, Justin Timberlake ofrecerá su primer gran espectáculo musical después de cuatro años, CeeLo Green se juntará con su antiguo grupo Goodie Mob, y Rascal Flatts se unirá a Journey para el concierto.
La cantante Beyoncé no cobrará por su participación en el medio tiempo de este Super Tazón. La organización del evento deportivo pagará los gastos de producción habituales del espectáculo, los cuales ascienden a cerca de $600 mil y la cantante se encargará de aportar los extras que salgan del presupuesto estimado de la NFL.
Con esta presentación de 12 minutos ante 75 mil aficionados presentes y millones vía televisión, Beyoncé conseguirá una valiosa publicidad para su música.
Algo de lo más emotivo será ver al coro de niños de la escuela primaria Sandy Hook de Newtown (Connecticut), formado por sobrevivientes a la matanza de diciembre pasado, quienes cantarán antes del inicio del partido.
El coro lo integran 20 niños y seis maestros, exactamente el mismo número de víctimas que murieron en la masacre.


El escenario

201301312343410.a44.jpg
El Superdome recibirá este domingo a más de 75 mil aficionados que presenciarán en vivo, la final del fútbol americano.Tomada de Internet/La República
El Mercedes-Benz Superdome está ubicado en Nueva Orleans y ha sido escenario de históricos eventos deportivos, entre otros el Super Bowl del que ha sido siete veces sede en los años de 1978, 1981, 1986, 1990, 1997, 2002 y 2013.
Tras su inauguración en 1975, fue la sede del New Orleans Jazz, el equipo de la NBA que posteriormente se trasladó a Utah. Debutó como escenario de la gran final del fútbol americano en 1978, cuando los Dallas Cowboys ganaron a los Denver Broncos.
En ese mismo año se celebró ahí la revancha entre Muhammad Alí y Leon Spinks, en la que el mítico boxeador recuperó su cetro mundial y siempre en el boxeo, fue ahí donde se desarrolló la histórica pelea entre Roberto “Mano de Piedra” Durán y Sugar Ray Leonard, en la que el panameño expresó el “No más” para que el árbitro detuviese el combate y no sufrir mayor castigo.
En 1981, los legendarios Rolling Stones reunieron ahí a 87.500 personas (récord en ese entonces en un recinto cerrado) en un concierto y seis años después fue el recordado Papa Juan Pablo II que citó en ese lugar a 80 mil jóvenes.
En 2005 el huracán Katrina se llevó parte de la cubierta del estadio y provocó importantes daños en su estructura. Sin embargo, sirvió como refugio y lugar de evacuación para decenas de miles de personas durante esos trágicos días. Se abrió en 2006 y en 2011 tuvo importantes obras de remodelación, entre otras, mejoras en su capacidad.

Luis Rojas y EFE
[email protected]

Ver comentarios