Enviar

Mucho más que celulares para armar

Cómo son los teléfonos modulares que impulsa Google. Un cambio radical en el modelo de negocios

201404222239410.cod.jpg
Seguramente la idea no es nada nueva. Después de todo, la industria de la PC creció sobre la base de piezas modulares (placa madre, memoria RAM, procesadores de video, monitor, etc.), que se iban uniendo y formando la computadora que finalmente llegaba a nuestra casa u oficina. Pero ahora Google lo imaginó para el mundo de los teléfonos celulares. Y toda una industria puede transformarse.
Es que la historia de los smartphones es bien distinta. Es verdad que estos dispositivos que hoy llevamos en nuestro bolsillo (o cartera) son verdaderas computadoras. Pero la fabricación y la comercialización aún siguen la lógica de la industria de los teléfonos convencionales: un grupo de empresas diseña y fabrica los teléfonos (todos los pasos de cada modelo) y otro grupo de empresas (operadores de telefonía) se encargan principalmente de su comercialización.
Esta lógica puede cambiar a partir de enero de 2015, cuando salga a la venta el primer celular modular concebido bajo la nueva filosofía impulsada por Google: la del “proyecto Ara”. En vez de un celular completo y acabado, la idea de Google es vender un “endoesqueleto” del celular, al que luego cada consumidor pueda adosarle diversos módulos de hardware: una cámara, un procesador más potente, una pantalla de mejor resolución; y hasta módulos más novedosos y específicos, como podría ser un monitor de glucosa en la sangre.
Lo más novedoso es que, si bien Google se encargará del esqueleto, el resto de los módulos podrán ser desarrollados por cualquier otra empresa o desarrollador independiente. Todo concluye en una “tienda de módulos” que administrará el mismo Google, siguiendo la lógica comercial de las “tiendas de aplicaciones” de los actuales smartphones, en las que terceras compañías venden sus propios productos o servicios.
De acuerdo con las especificaciones de Google, los "módulos" deberán ser rectangulares y planos y se encajarán en el esqueleto a través de un práctico sistema de electroimanes. Habrá tres tamaños de esqueletos: uno pequeño, otro “medio” (equivaldrá a un Samsung Galaxy o un iPhone actual) y el más grande, similar a lo que hoy es una “phablet”.
La cuenta regresiva ya empezó a correr en las oficinas de Google. Para que el lanzamiento al mercado llegue a enero, la empresa del buscador se comprometió a mostrar, ante los futuros desarrolladores de módulos, un prototipo funcionando en setiembre. La compañía también deberá acelerar el desarrollo de un nuevo sistema operativo Android, debido a que el actual no soporta al sistema modular.
No será un simple cambio cosmético. Si logra el éxito, con el proyecto Ara, Google transformará para siempre la forma en que se diseñan, se fabrican y se venden los teléfonos celulares. Y también, claro está, la forma en que nosotros los elegimos.

Por Ricardo Braginski
[email protected]
Desde Buenos Aires, Argentina

Ver comentarios