Enviar

Misión cumplida

Mal juego pero resultado positivo para los morados que van a la final

Luis F. Rojas
[email protected]

Saprissa apenas hizo lo suficiente para pasar a la final del torneo de Apertura, ante un Alajuelense que una vez más fue voluntad y corazón pero con escasa técnica y con una media cancha sin talento ni precisión.
El partido, que a la postre terminó igualado a un gol, fue malo. Intervenciones vitales de los porteros se contaron con los dedos de una mano porque a los morados les faltó ambición; arriesgaron poco y sobre todo después del gol de la Liga conformándose a la postre con el resultado que les convenía.
La Liga en el primer tiempo dio un concierto de malas entregas e imprecisiones de las cuales solo una aprovechó Saprissa, al minuto 24, cuando Gabas perdió una pelota en la media cancha y Alejandro Alpízar se internó en el área, remató, salvó Pablo Salazar pero la bola le llegó a Gómez y pum, adentro.
Era el 1-0, en menos de 30 minutos y por lo mal que estaba jugando la Liga daba la impresión de que Saprissa podía montar un festín; pero no fue así.
Los rojinegros, más con vergüenza que con talento y pese a un Windell Gabriels totalmente perdido y errático en el mediocampo, se fue en busca del empate; ya no había mucho que perder y al 37’ lo encontró en la cabeza del Mambo; gol de coraje, porque Víctor pescó un centro de Víquez, a cobro de falta, arrebatándolo de las múltiples cabezas saprissistas que cuidaban a Fausto.
La anotación inyectó entusiasmo en los manudos que soñaron con una hazaña y al 41’ en el primero y creo que el único remate de media distancia (por dentro) de los Alajuelenses en todo el juego, Myre obligó a Fausto a una buena atrapada sobre su costado izquierdo.
La segunda parte fue patética. Un Saprissa, insisto, más cauteloso de lo usual aguantando que la desesperación de la Liga le propiciara el segundo gol.
Los equipos se amarraron y prueba de ello es que los dos porteros fueron los espectadores más cercanos al terreno de juego.
La tensión se sentía en el estadio, porque aunque los morados tenían el juego controlado el 1-1 no era ninguna garantía. Mientras tanto, Luis Diego Arnáez seguro estaba viendo otro partido cuando sacó a su hombre gol; a ese que te puede hacer una anotación en el minuto 90, dejando en el terreno (y nunca lo cambió) a Gabriels, quien tuvo un juego para olvidar.
Saprissa, aún jugando con cautela, tuvo las dos opciones más claras con centro de Alpízar a la cabeza de Gómez que casi casi, más otro remate de Armando Alonso, que pegó en el vertical derecho de Wardy, rebotó en el portero ¿y qué?; no entró, se fue al tiro de esquina.
El partido terminó, los morados celebraron, los liguistas se lamentaron pero en la suma de todo creemos que la clasificación morada fue meritoria; mientras, para la Liga, es hora de revisar aquella frase de Carlos Restrepo, al principio de temporada, cuando ante las circunstancias del equipo que le daban dijo: “me la juego sin creativo”...¡Y qué falta que hace alguien que piense y concrete sus pensamientos, en la media cancha rojinegra!

Síntesis

1 Saprissa: Fausto González, Tray Bennett, Jervis Drummond, Víctor Cordero, Randall Porras, Andrés Núñez, José L. López, Celso Borges, Ronald Gómez (Armando Alonso, 62’), Alonso Solís (Michael Barrantes, 85’) y Alejandro Alpízar (Ever Alfaro, 89’). D.T. Jeaustin Campos.

1 Alajuelense:
Wardy Alfaro; Roy Myre, Pablo Nassar, Cristian Montero, Pablo Salazar (Kenny Cunningham, 81’), Mario Víquez (Leonardo Martins, 61’), Cristian Oviedo, Pablo Gabas, Windell Gabriels, Winston Parks y Víctor Núñez (Pablo Herrera, 70’). D.T. Luis D. Arnáez.
Goles: 1 a 0, al minuto 24’, Ronald Gómez. 1 a 1, al 37’, Víctor Núñez.
Arbitro: Edgar Rodríguez. Bien
Asistentes: Osvaldo Luna y Marvin Ramírez
El mejor: José L. López
Estadio Ricardo Saprissa, 4 p.m.

Ver comentarios