Millennials hacen trizas sueño olímpico de NBC en Río de Janeiro
Imagen con fines ilustrativos. Shutterstock/La República
Enviar

Allá por junio, Steve Burke describía lo que llamó su “pesadilla olímpica”.

“Nos despertamos algún día y los ratings han bajado 20%”, dijo en una conferencia el máximo responsable de NBC Universal. “Si eso ocurre, mi predicción sería que los millennials estaban en una burbuja de Facebook o en una burbuja de Snapchat y las Olimpiadas llegaron, y ellos no se enteraron”.

El ejecutivo escapó de ese pronóstico en los Juegos de Río este año, pero no por mucho. La audiencia de las emisiones en horario estelar bajó cerca de 17% comparada con las Olimpíadas de Londres hace cuatro años. Y en el grupo de personas entre 18 y 49 años, que es el target de los anunciantes, ha sido todavía peor. La audiencia fue un 25% menor, según Bloomberg Intelligence.

La caída de los ratings olímpicos, la primera desde el año 2000, suscita nuevas dudas sobre lo que solía ser algo seguro: los deportes en vivo ejercen un enorme y creciente atractivo, no importa lo que pase. Es por tal motivo que la empresa matriz de NBC, pagó US$12.000 millones por los derechos exclusivos de emisión de las Olimpíadas hasta 2032. Otros, como ESPN de Disney, 21st Century Fox, Time Warner y CBS, han apostado a largo plazo al fútbol, el béisbol y el básquet.

Por supuesto, muchos eventos deportivos son tan grandes como siempre. En Estados Unidos, el Supertazón atrajo en febrero 112 millones de televidentes, por lo que resultó el tercer evento más asistido de la historia de la TV. Por otra parte, la victoria de Villanova sobre Carolina del Norte en el campeonato de básquet universitario masculino atrajo un 37% menos de televidentes que el partido por el título del año pasado, aunque eso pudo tener algo que ver con el hecho de que, por primera vez, el juego se transmitió por un canal de cable y no por la red pública de difusión.


Ver comentarios