Mercado indicará cuándo Brasil podrá bajar tasas
Ilan Goldfajn, el presidente del banco central de Brasil durante la entrevista de Bloomberg. Bloomberg/La República
Enviar

Las autoridades brasileñas están atentas a la percepción del riesgo en el país latinoamericano por parte de los inversores, que consideran una de las condiciones para una flexibilización monetaria, dijo en una entrevista Ilan Goldfajn, el presidente del banco central.

Goldfajn hizo declaraciones una semana después de que la institución indicara que podría haber margen para una rebaja de tasas si se cumplían determinadas condiciones, entre ellas medidas gubernamentales para apuntalar las cuentas públicas. El Gobierno del presidente Michel Temer trata de convencer a un Congreso polarizado de aprobar una serie de medidas de austeridad, tales como la limitación del gasto público y la reducción de los beneficios de pensiones.
Las condiciones para una flexibilización monetaria no se cumplirán con una sola ley ni en una fecha específica, dijo Goldfajn. Los banqueros centrales observarán a los inversores para determinar si confían en que Temer pueda tener éxito, dijo desde su oficina en Brasilia.
Cuando el ajuste fiscal de Temer esté bien encaminado, “de inmediato se verá una declinación del riesgo país de Brasil medido por permutas de riesgo crediticio, el Índice de Bonos de Mercados Emergentes y la prima de riesgo”, dijo Goldfajn, que tiene 50 años. “Las estimaciones de inflación mejorarán y todo eso me indicará que estamos abordando la cuestión fiscal”.
El 31 de agosto y por novena reunión consecutiva las autoridades mantuvieron sin cambios la tasa clave al 14,25%, casi el nivel más alto en diez años. En las minutas de la reunión dijeron que monitorean todos los datos disponibles para determinar cuándo empezar a flexibilizar, lo que significaría la primera reducción de los costos crediticios desde 2012. Los operadores del mercado de permutas apuestan a que las rebajas comenzarán este año.
A la pregunta de si el real, que es la moneda de mejor desempeño del mundo este año, está desfasado en relación con los elementos fundamentales de la economía, Goldfajn dijo: “No, porque además del hecho de que se apreció, el año pasado se debilitó mucho más que otras monedas”.
Exportadores y algunos economistas han manifestado su preocupación respecto de que un real más fuerte pueda reducir un superávit comercial y ampliar el déficit de cuenta corriente. Si los inversores perciben un deterioro de las cuentas externas, el real se ajustaría de forma automática, dijo Goldfajn.
Si bien el gobierno de Temer propone las medidas adecuadas para combatir los problemas fiscales del país, la economía solo experimentará una recuperación gradual este año, agregó el banquero central.
“El camino es largo, pero al menos estamos en el buen camino”, dijo Goldfajn, que tiene un doctorado en economía del Massachusetts Institute of Technology.


Ver comentarios