Logo La República

Jueves, 13 de agosto de 2020



COLUMNISTAS


Mensaje del señor presidente de Costa Rica

Emilio Bruce [email protected] | Viernes 17 julio, 2020


Sinceramente


En un esperado mensaje del presidente, anunciado como descriptivo de la ruta económica de Costa Rica para el futuro, el mandatario esbozó sus ideas exponiendo que se ha generado una caída de la recaudación fiscal de 1.2 millones de millones de colones de ingreso fiscal correspondiente a un 3,3% del PIB. Que para hacerle frente su plan consiste en reducir el gasto gubernamental en un 1% o 355 mil millones y pedir prestado dinero por el saldo a instituciones internacionales. Estas nuevas deudas serían a tasas menores de aquellas en que fueron contratadas originalmente. Además, pide a la Asamblea Legislativa aprobar un préstamo “Standby” del FMI por 504 millones de dólares. En su criterio esto resolvería el gasto fiscal del año 2020 y ayudaría a encaminar la solución para el 2021.

Sin perjuicio de lo anunciado por el señor Presidente, el señor Ministro de Hacienda presentó a consideración de la Asamblea Legislativa un Presupuesto Extraordinario reduciendo el gasto en cerca de 458 mil millones este lunes próximo pasado. La suma luego fue reducida por el Gobierno a la suma de 275 mil millones. Los diputados han calculado una suma menor. Los salarios en exceso del millón y medio de colones mensuales de la administración pública serán reducidos en un 15% por reducción de jornada.

El señor presidente no expresó más que la ruta fiscal para mantener el gasto estructural actual y pedir prestado por el monto del faltante para conservar los gastos caminando. Señaló el interés de su administración por ver aprobada la Ley de Empleo Público que puede ser útil en el manejo del estado a futuro. Esa no es una ruta económica para Costa Rica. Ninguna medida de reactivación económica fue enunciada ni descrita. Unas cuantas leyes facilitadoras de jornadas fueron mencionadas. La modernización del INA, tan útil también fue parte del paquete legal descrito.

Estamos ante una crisis sin precedentes. La OCDE afirma que la economía del país se podría contraer en un 5%. Otras personas conocedoras han señalado que el desempleo con seguridad llegará al 20% de la fuerza laboral. El gasto de gobierno ha crecido y los ingresos se hunden. El peso del estado es excesivo en la economía actual de la Costa Rica de nuestros días. Ese y no otro es el problema central.

El sector público ya está sobre endeudado. El gasto por intereses a mayo llegó al 38% del ingreso total tributario. La mitad aproximadamente del presupuesto nacional está sufragado con deuda, préstamos para nuevos gastos y préstamos para pagar viejas deudas de gastos que se hicieron humo en períodos anteriores. Los ingresos tributarios no superarán los 4,3 millones de millones y su reducción está dentro de un 21,82% del ingreso fiscal total, si es que la disminución no es mayor conforme la recaudación siga el declive de la economía.

En este panorama lo mejor con que pudo salir el Gobierno fue la reducción de su gasto en un uno por ciento de la producción nacional, aunque haya aumentado el ahorro luego. Creo que para comenzar esa reducción debería ser de un 2% mínimo, para financiar tan solo un 1,3% del PIB de manera adicional. Nadie debe olvidar que el Ministro de Hacienda señala que el déficit fiscal de este año será de un 9,6% aproximadamente.

Siendo el hueco de ingresos fiscales el 46% del total de los sueldos del sector público nos encaminamos a las Tercerillas otra vez, medida esta que fue adoptada por don Alfredo González Flores a principios del siglo 20. Vamos a no poder pagar los salarios, vamos a estar en alitas de llegar a un “default” o imposibilidad de pago de las deudas extranjeras también.

Tengo para mí que el préstamo con el FMI debe de ser irremediablemente aprobado o las consecuencias serán aún peores. No querría que el país hubiera llegado a esta situación por las exigencias del FMI. Esta institución no presta a menos que tenga asegurado su pago por lo que fuertes recortes al gasto y aumento de impuestos son previsibles. El señor presidente debería haber tenido la consideración de señalarle al país los condicionamientos del FMI para este “Standby”.

Creo que los préstamos para refinanciar deudas caras deben también de ser aprobados. El presupuesto extraordinario para reducir el gasto gubernamental debe de ser aprobado cualquiera sea la suma correcta, pero siempre y cuando se fuerce el ahorro al 2% del PIB. Las leyes propuestas por el gobierno de don Carlos Alvarado también deben de ser acogidas por la Asamblea Legislativa. Es inaceptable sin embargo que la ley de la Inspección de Trabajo tenga facultad de fijar multas y sanciones en sede administrativa. Esto se prestará para los mayores abusos.

El señor presidente debió mencionar las medidas que espera adoptar para mejorar la recaudación fiscal y para evitar elusión y evasión. Esta práctica es la mayor y más desleal competencia en el sector privado. Tampoco se refirió a cómo formalizar el 50% de la economía. Allí en la formalización está la solución a la mejora de la recaudación fiscal.

El señor presidente debió anunciar las medidas de reforma estructural del estado que permitan solucionar en la fuente misma el problema fiscal de gasto, desperdicio y duplicidad de competencias. No lo hizo tampoco.

El señor presidente debió señalar cómo pagará el pueblo de Costa Rica las deudas adicionales contratadas.

El señor presidente no mencionó siquiera cómo reactivará la economía. Cómo le será suministrado capital de trabajo a las empresas que han incurrido en pérdidas para reponerles lo mermado con préstamos bancarios ágiles.

El señor presidente no señaló su política para generar empleo ni para reactivar la economía en su crecimiento. Olvidó que el mejor ministro de hacienda es la economía en crecimiento.

¡La crisis continua!

NOTAS ANTERIORES


Un intruso inoportuno

Jueves 13 agosto, 2020

Ya nuestras finanzas públicas venían en deterioro acelerado, producto de un gasto excesivo durante muchos años

Una ley incongruente

Jueves 13 agosto, 2020

La Ley Marco para la Regulación del Hospedaje No tradicional y su Intermediación a través de las Plataformas digitales es una regulación corporativista, incompa

El control del territorio costarricense

Miércoles 12 agosto, 2020

Uno de los puntos básicos en la definición de las responsabilidades de un gobierno es que debería controlar lo que ocurre en todo el territorio nacional (sobera

¡Mejor encerrados, que enterrados!

Miércoles 12 agosto, 2020

La Pandemia está generada por un virus que apenas se está conociendo, y por ello, experimentando tratamientos para detenerlo en su expansión






© 2020 Republica Media Group todos los derechos reservados.