Enviar

Méndez rompe fronteras

El golfista tico suma ya dos victorias individuales en Estados Unidos con la Universidad de Minnesota

201404242342130.a3.jpg
José Méndez suma ya dos victorias individuales como jugador de la Universidad de Minnesota, mientras que el equipo tiene tres. Tomada de Minnesota Gophers/La República
José Méndez viajó a finales de agosto rumbo a Minnesota, ahí empezaría sus estudios universitarios y formaría parte del equipo de golf.
Aterrizaba nada más y nada menos que con el título de último campeón del Callaway en sus maletas, uno de los torneos juveniles de mayor importancia que se realiza en suelo norteamericano.
En ellas también iba empacada otra gran cantidad de premios, campeón centroamericano juvenil, campeón nacional, y sin duda, la responsabilidad de ser señalado como una de las mayores promesas del golf nacional en los últimos años.
Méndez, de 18 años, llegó para enfrentar un nuevo desafío, vivir solo, lejos de su familia, cumplir con sus estudios (administración con mercadeo, es la carrera que escogería) y sobre todo no abandonar el deporte, como sucede en muchas ocasiones.
Adaptarse a un estilo de vida diferente, fue su primer paso, y tras unos primeros seis meses complicados su talento comenzó a salir, ya suma dos triunfos individuales representando el equipo universitario y tres como conjunto.
Su primera victoria individual llegó en el Oregon Invitational en marzo y hace unos días en Pittsburgh, Pensilvania, logró vencer en el Rutherford Intercollegiate.
Desde el edificio de los atletas, que tiene la Universidad, y donde se encontraba estudiando, José Méndez habló con LA REPÚBLICA vía telefónica para hablar sobre cómo va su vida y el golf en Minnesota.

¿Cómo han sido estos siete meses en la Universidad de Minnesota?
El primer semestre fue muy diferente, cómo uno vive, estar solo. Pero uno se acostumbra, y aquí la gente quiere que salga bien en todo y por eso te ayudan en lo que ellos puedan. En conclusión es difícil, pero te vas acostumbrado, no es nada imposible.

Llevas dos triunfos individuales, ¿cómo explicas cada uno de ellos?
Cuando gané el primer torneo estaba un poco impresionado de lo que había realizado, porque no era muy común. Y además, en el primer semestre no jugué tan bien, entonces lo observaba como un hecho muy difícil, pero luego fui tomando confianza y me di cuenta que sí podía y que no era imposible para un jugador que está en su primer año ganar un torneo universitario.

¿De los dos triunfos cuál fue el mejor?
Buena pregunta (guarda silencio por unos segundos). Yo diría que fue el de Oregón, porque había universidades mejor ranqueadas (...). Y la diferencia de los triunfos fue que las universidades eran más difíciles en el torneo de Oregón, pero al mismo tiempo jugué muy bien en Pensilvania.

¿Qué cambios o en qué te han ayudado los entrenadores?
Sigo con el mismo swing, con las mismas técnicas, pero en lo que sí me han ayudado es en leer mejor la cancha, saber escoger mejor a dónde fallar en las ocasiones en que uno tiene que fallar, y a controlar los nervios.


¿Cómo funciona el equipo de la Universidad?
Somos nueve jugadores, y básicamente para todos los torneos van los mejores cinco. Los otros se quedan practicando. Los torneos los escoge el entrenador. Con todos mis compañeros me llevo muy bien, todos saben que no soy de Estados Unidos, y me han ayudado ya que saben que es muy difícil el proceso de adaptación.

¿Cómo son las prácticas?
Si vamos a un torneo, al día siguiente tenemos libre. En cambio en una semana sin viajar, practicamos de lunes a viernes. Vamos al gimnasio cuatro veces a la semana.

¿Cuánto ha cambiado tu golf?
He mejorado en todas las partes. Le estoy pegando a la bola desde tee —tiro de salida— más consistente que antes, estoy pegando más fairways —calles— y ando mejor con los hierros. Sigo con la misma técnica, pero he cambiado en cómo escojo los palos, cómo dirijo la bola. He mejorado en los wedges, en las distancias cortas, en controlarlas mejor.

¿Tienes los mismos palos?
Por el momento, el drive, madera y el híbrido son los mismos; a los hierros les cambié las varillas en diciembre.

¿Qué ha pensado Méndez sobre su futuro en el golf?
El camino es muy largo, me quedan tres años aquí. Pero a como veo el proceso que voy mejorando cada día, cada vez se ve acercando mucho más el objetivo —jugar de manera profesional—. Por el momento lo veo como una meta que sí se puede lograr. Pero todo depende de cómo me vaya en los siguientes tres años.

Costa Rica tuvo buenas promesas en los últimos años, pero después de un tiempo en la Universidad terminaron abandonando el golf. ¿Te puede llegar a suceder?
Lo que veo en mí es que cada vez me está gustando más el golf, me gusta más competir, y la experiencia que uno obtiene en la Universidad es única, estoy muy agradecido de poder vivirlo. No veo que vaya a dejar el golf después de la Universidad. Lo veo como algo más que un simple deporte.

Comentaba Álvaro Ortiz —golfista aficionado— hace unos días que eras el mejor talento que había actualmente en el país. ¿Por qué lo dice?
Como yo lo veo, puede que esté equivocado, es por la cantidad de práctica y trabajo que le pongo, y que tengo la habilidad para jugar. Puedo practicar por un mes y jugar bien. Todo va hacia el trabajo duro que le he puesto y que le tengo que poner.

¿Volverá a competir José en un Centroamericano con Costa Rica o en algún torneo en el país?
Lo más seguro es que cuando vuelva en vacaciones, si hay algún torneo lo juegue. Además, si hay un campeonato al que me inviten o que inviten a Costa Rica, y la Universidad me deja, lo más probable es que estaré ahí compitiendo por el país.

Dinia Vargas
[email protected]
@dvargasLR

 



 

Ver comentarios