“Mala suerte” de Benito Floro acompaña a Wilmer López
Enviar

Tras tomar las riendas de un golpeado equipo manudo, Wilmer López vive en el banquillo su peor momento como director técnico.
Sin embargo, el equipo que marcha en la sétima casilla del campeonato nacional, juega bien al fútbol, especialmente en los partidos importantes, apoderándose del balón y con peligrosas llegadas al marco.

Ante Herediano, en el Rosabal, incluso con un jugador menos por expulsión de Jonathan McDonald, la visita fue superior en el último tramo del partido, al menos en hilvanación de juego y peligro en el marco de Leo Moreira.

En esa ocasión, cuando parecía que rescataba un punto en la difícil cancha de Don Eladio, la táctica fija fue la estocada al corazón liguista y Luis Ángel Landín cabeceó para arrebatarle esa unidad y dejarse las tres monedas de oro. En la última jugada del partido se derrumbó el proyecto “Visitando al líder y campeón nacional”.

Luego llegó el juego en el Ricardo Saprissa. En los primeros minutos del partido Alajuelense montó un baile.

Movió la media cancha y recostó su ataque sobre la banda derecha por la cual galoparon Luis Sequeira y José Luis Cordero.

En el cuarto de máquinas Barlon Sequeira y Jake Beckford desconcertaron al fenomenal medio campo saprissista. Ni Mariano Torres, Marvin Angulo o Ulises Segura se sintieron cómodos en su patio. Este control se manifestó en el marco de Kevin Briceño con remates que para los intereses erizos, salieron desviados o cerca de generar peligro consecuente en la pizarra.

Por el otro costado, Din John Arias incomodó a Heiner Mora y cuando el balón estuvo en piernas de Jonathan McDonald, le quitó el suspiro a más de un tibaseño con sus llegadas a gol.

En media hora Alajuelense superó a Saprissa, lo incomodó y dejó claras sus aspiraciones de recuperarse.

Para su mala fortuna, llegó el autogol de Kurt Frederick, un baldazo de agua fría en el calor del mediodía tibaseño.

Alajuelense no juega mal, esto a pesar de los cinco juegos sin ganar, el equipo ha tenido dos técnicos en un torneo y ningún equipo es capaz de asimilar o modificar una idea en media competencia.

¿Será esta la “mala suerte” de la que hablaba Benito Floro?

Al igual que Wilmer en la actualidad, Floro también supo lo que era perder cinco partidos en fila, lo hizo en el inicio del Verano 2017, donde arrancó con el pie izquierdo y sumó un punto en cinco juegos.

Alajuelense necesita un impulso, una bocanada de aire y una luz de esperanza para acomodarse y ser un equipo que incluso podría luchar por el título.

Hoy los manudos visitan el Valle de El General para jugar ante un rival directo por la clasificación. Si la Liga revierte su mal momento con una victoria, esto la colocaría a tres puntos de Pérez Zeledón que se ubica en la tercera plaza. A falta de cinco juegos y 15 puntos en disputa, la pelea estaría abierta para estar entre los cuatro finalistas.

Sus rivales no quieren verlo en zona de clasificación porque saben de lo que es capaz la Liga si renace como el Fénix.

“Si no clasifica, por supuesto que nos quitamos un peso de encima porque la forma en que compiten ante Saprissa o Herediano es intensa”, aseguró Carlos Watson, técnico morado.

 

Jornada 18

Hoy

Limón-Santos
Estadio Juan Gobán, 3 p.m.

Guadalupe-Carmelita
Estadio Colleya Fonseca, 3 p.m.

Herediano-UCR
Estadio Rosabal Cordero, 8 p.m.

Pérez Zeledón-Alajuelense
Estadio Municipal Pérez Zeledón, 8 p.m.

Municipal Liberia-Cartaginés
Estadio Edgardo Baltodano, 8 p.m.

Mañana

Municipal Grecia-Saprissa
Estadio Alejandro Morera Soto, 8 p.m.

 



Ver comentarios