Los kurdos, vitales para solucionar crisis en Irak
Desde el primer momento, el Gobierno kurdo se ofreció a Bagdad para combatir al EIIL, con sus soldados, pero Al Maliki se negó repetidamente. AFP/ La República
Enviar

Los kurdos, vitales para solucionar crisis en Irak

El Gobierno del Kurdistán, la región autónoma del norte iraquí que supo ser un oasis de paz dentro del avispero en el que se convirtió Irak, puede ser clave para solucionar la actual crisis, que amenaza con desgajar el país y llevarlo a un conflicto civil.
La rebelión encabezada por los yihadistas del Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL), que controlan amplias zonas del norte y el oeste del país con el apoyo de muchos suníes descontentos con la manera de gobernar del primer ministro, el chií Nuri al Maliki, tiene al país al borde de una guerra con tintes sectarios.
Tras una década de difícil convivencia con el Gobierno central de Al Maliki, acusado de déspota por sus rivales, los kurdos sienten que cumplieron su parte del trato, sin ser correspondidos, y que es el momento de plantearse su futuro, quizá al margen de Irak. La ofensiva yihadista, que en pocos días se hizo con gran cantidad de territorio fronterizo con el Kurdistán ante la desbandada del Ejército iraquí, propició que las tropas kurdas se desplegaran en la frontera y tomaran el control de Kirkuk, objeto de disputa con las autoridades iraquíes.
Considerada por los kurdos como su capital histórica, esa importante localidad petrolera se quedó hace una década fuera de la autonomía kurda, en medio de promesas de un referéndum sobre su incorporación que nunca se cumplieron. Desde el primer momento, el Gobierno kurdo se ofreció a Bagdad para combatir al EIIL con sus soldados, los conocidos “peshmergas”, pero Al Maliki se negó repetidamente, quizá por temor a hacer concesiones sobre Kirkuk.
“Estamos frente a una nueva realidad y un nuevo Irak”, manifestó Barzani, ex primer ministro de Irak, durante su encuentro con el secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, que viajó a la capital kurda, Erbil, tras visitar Bagdad, en un intento por encontrar una salida a la crisis.
La visita de Kerry a Erbil, a menos de cien kilómetros de los feroces combates que los yihadistas libran con las fuerzas de seguridad iraquíes por el control de la estratégica refinería de Biyi, demuestra la importancia que EE.UU. otorga a los kurdos para mediar en un país devastado por años de sectarismo.

Redacción Internacional/EFE

 

Ver comentarios