Vladimir de la Cruz

Vladimir de la Cruz

Enviar
Miércoles 23 Mayo, 2012


Los gallos de Costa Rica

La Asociación Nacional de Criadores de Gallos, ¿de pelea?, justificó su existencia y defendió con argumentos histéricos, bíblicos y referencias históricas de personalidades que jugaron y criaron gallos, sin indicar que su ilegal actividad genera grandes y jugosas ganancias por las apuestas que se realizan alrededor de estas peleas.
Los muy cristianos galleros dicen que dichas peleas fueron inventadas por el Dios cristiano que trajeron e impusieron los españoles y europeos, pues antes de esa llegada de dicho dios ni peleas existían en América ni en la conciencia de sus habitantes, y ese dios gallero existe desde hace 2 mil años. Según ellos Noé en su Arca se dedicó a jugar gallos, sin indicar con quién, porque allí iban solo dos animales de cada especie, entre ellos humanos. Lo mejor es que según ellos santos cristianos también jugaron gallos, y posiblemente después de su muerte y la muerte de sus gallos, con sus almas siguen jugando gallos en el cielo.
De acuerdo a su razonamiento todo mal social es hechura de Dios por predeterminación bíblica religiosa. Un asesino, un ladrón, un evasor de impuestos, un violador, un abusador de menores, un pederasta… con igual argumento de que el gallo es natural y genéticamente hecho para la pelea, igual lo serían ellos para la vida social. Todos los animales tienen genes para el ataque y su defensa, entre ellos los humanos. ¿Eso es divino o Divino?
Que algunos ilustres jefes de estado y presidentes costarricenses fueran jugadores de gallos no justifica la existencia de dichos combates y prácticas hoy. Desde 1922 fueron prohibidos en Costa Rica y quien practique la crianza de gallos de pelea y los ponga a pelear viola ley.
La sociedad humana cambia valores y tradiciones constantemente y hoy hacia nuevos conceptos de preservación de la vida humana y animal. También la pena de muerte impuesta por los españoles fue tradición en la cultura jurídica del país hasta 1882.
Si existen galleras desde 1922 es porque las toleran las autoridades públicas encargadas de reprimirlas, policiales, administrativas, municipales y judiciales o porque son parte del negocio de las ganancias que generan. Las peleas de gallos desde 1922 quedaron para la Historia, aunque algunos violadores de la ley traten de mantener su ilegalidad.

La asociación no es de galleros de pelea, aunque reconocen 180 afiliados dedicados a ello, que son violadores de una ley. Están inscritos y las autoridades públicas deben llevar su registro, seguimiento y persecución legal.
Los 180 criaderos y galleros de gallos de pelea deben ser investigados por Tributación Directa, les deben caer en sus libros, ingresos y cuentas bancarias. Reconocen públicamente la existencia de su lucrativa actividad, y hasta proponen distribuir ganancias a instituciones de beneficiencia social. Violan y evaden las leyes de Tributación, de apuestas, de la Junta de Protección Social, de salud pública y animal y municipales.
La denuncia está hecha. Actuar contra las galleras y poner bajo la lupa judicial y administrativa a los galleros es tarea nacional.

Vladimir de la Cruz