Los tenistas mercenarios
Bernard Tomic, tenista australiano de 24 años, desafió a Federer y a Djokovic a que donen sus fortunas ganadas en el tenis y él haría lo propio. Archivo/La República
Enviar

La primera ronda de Wimbledon concluyó con un total de ocho abandonos, lo que hace aumentar las sospechas de que algunos tenistas saltan al rectángulo sabiendo que no están a punto físicamente, pero sí preparados para cobrar las 35 mil libras (39.928 euros) con los que se les premia por disputar el primer partido del torneo.

Con la retirada de Feliciano López en el cuarto set de su partido con Adrian Mannarino, se elevaron a ocho las retiradas en primera ronda, siete hombres y una mujer. Las retiradas de los rivales de Novak Djokovic y Roger Federer llamaron la atención.

Desde que comenzó la Era Abierta nunca se habían registrado tantos abandonos por lesión en el torneo inglés, circunstancia que no ha pasado inadvertida.

“Solo el propio jugador sabe si está capacitado para jugar. Si no es así, debería ceder su lugar a otro”, sostuvo Federer en la rueda de prensa posterior a su debut. El suizo propuso como solución que “los Grand Slam adoptaran la norma que ya se aplica en la ATP de que aunque no puedas jugar por lesión, el jugador que se retira siga cobrando el premio, “aunque si esto se da quizá se perdería a la mitad de los jugadores”, dijo en broma el de Basilea.

La regla a la que hizo referencia Federer la introdujo la ATP el pasado mes de enero y dice que todo jugador puede darse de baja en un torneo ATP por lesión o enfermedad, siempre y cuando cuente con el dictamen del médico, dos veces en la misma temporada, pero no de forma consecutiva, y que puede ser reemplazado por otro competidor, proveniente de la fase previa. El jugador que se retire recibirá no obstante el premio asignado para esa primera ronda.

Esta norma va a ser revisada durante o antes del Abierto de Estados Unidos este año.

Esta norma también la apoya Djokovic: “Creo que de esta manera los jugadores del cuadro principal reciben el premio que merecen, aunque no estén en condiciones de jugar y, al mismo tiempo, permite participar a jugadores preparados”, sostuvo.

Algunos jugadores, como Bernard Tomic, de 24 años, no tienen problema en reconocer que juegan por dinero. “Todos trabajamos por dinero”, afirmó tras caer en primera ronda ante Mischa Zverev.

Cuando fue preguntado si se planteaba devolver el premio, el australiano desafió diciendo que lo haría si Federer o Djokovic también lo hacen. “Pídanle a Federer que done su fortuna de $500 millones, ¿qué responderá? Todos jugamos por dinero. Cuando cumpla 34 años empezaré a donar mis ganancias. Si Federer y Djokovic lo hacen ahora, yo lo haré también, sin ningún problema”, concluyó Tomic.

 

 

Ver comentarios