Logo La República

Sábado, 16 de noviembre de 2019



COLUMNISTAS


Los partidos políticos deben dar a conocer sus planteamientos

Emilio Bruce [email protected] | Viernes 01 noviembre, 2019


Sinceramente


El país tiene muchos problemas que resolver. Pocos momentos ha pasado Costa Rica en los que sostuvo tasas de desempleo mayores. Las brechas sociales se han ampliado a niveles que resultan preocupantes para todos. La polarización de los ingresos en un fenómeno en el que los más ricos acaparan la mayor tajada de ingreso y los más pobres reciben menos y menos es un síntoma en extremo explosivo socialmente hablando. El coeficiente de GINI para 2019 de Costa Rica será de 0,487 siendo cero la perfecta igualdad y 1 la desigualdad total. Hemos avanzado en la desigualdad social.

La brecha en educación primaria y educación secundaria entre el campo y la ciudad dentro de la misma educación pública presenta un cuadro excepcionalmente complejo de resolver. La creciente brecha entre las escuelas secundarias privadas y los colegios técnicos con las escuelas secundarias púbicas es en extremo preocupante. La ausencia de una adecuada formación en artes y oficios y no mayoritariamente académica sigue enviando miles de jóvenes a las universidades o a la frustración, dejando puestos de trabajo sin desempeñar por falta de destrezas formadas.

Las universidades públicas han crecido sus salarios y sus pluses, sus pensiones y privilegios para la burocracia alta y los decanos, catedráticos y algunos profesores, pero las becas y materiales entregados a los estudiantes es un porcentaje menor a esas remuneraciones. Las universidades públicas son desde su concepción las herramientas más importantes para generar movilidad social y mejoramiento sostenido a quienes adquieren conocimientos profesionales y desempeñan trabajos y labores de esa naturaleza. Siguen las universidades gastando fortunas en profesiones que no tienen mercado y no gradúan suficientes profesionales en las áreas en las que la demanda está insatisfecha.

La seguridad de los domicilios entre las urbanizaciones cerradas, con portones y guardas, alambradas y cámaras, respecto de los barrios humildes es abismal en su comparación. La seguridad entre quienes viajan en automóviles con ventanas reforzadas y quienes lo hacen en autobuses corrientes, incómodos y anticuados y además deben de esperar en las paradas presenta dos claros y diferentes estándares de seguridad personal. La calidad de vida de los costarricenses de a pie se deteriora aceleradamente.

La infraestructura del país enfrenta un atraso de décadas, los países vecinos que estaban rezagados de Costa Rica ahora la aventajan. Los costos de las obras de infraestructura son comparativamente más altos en algunas de las construcciones claves. Las grandes represas del ICE son un ejemplo de incumplimiento de presupuestos y las de la CNFL también. Ahora resulta que el ICE, por ocurrencias y claro una administración mediocre, ya no es competitivo con las energías generadas por los países competidores. En tensión media es 46,6% más caro que Guatemala y eso dicho por VICESA al cerrar un horno y trasladar sus operaciones a otro país. Allí no termina el problema ya que antes el ICE señalaba que el precio al que compraba electricidad a los generadores privados era ruinoso para la institución. Pero el actual costo de Reventazón excede, de acuerdo con informes emanados de la autoridad reguladora, al de la energía comprada a los privados y se invirtieron mucho más allá de mil millones de dólares en ello. La salud financiera del ICE, luego de las inmensas pérdidas de los últimos años pareciera amenazada.

Cerca de la mitad del agua potable que el país almacena y distribuye a través de sus cañerías en pueblos y ciudades del país se pierde por fugas y por robos. La institución encargada pide aumentos de tarifas ya que con esa mitad perdida o robada sus ingresos no alcanzan. El sistema mecánico de aguas negras del país presenta atrasos sorprendentes y todavía se lanzan toneladas de excremento a los ríos del país.

Ya hablaremos del sistema financiero en otra columna, y hablaremos de los niveles de desperdicio, duplicación de competencias entre instituciones. Y claro de la lenta transformación de los sistemas de compra del estado y sus instituciones para que estas sean transparentes y el registro de quienes son adjudicatarios de compras y contratos se mantenga al día.

Creo que con el listado que hemos detallado es suficiente para que los partidos políticos, los candidatos, los personeros y los comités ejecutivos comiencen a decirnos a nosotros los costarricenses cómo lo van a hacer para administrar y para resolver.

Queremos saber la estrategia, la ruta, las prioridades, y de manera especial quiénes son las mujeres y los hombres que van a liderar esos procesos. No más diagnósticos. Queremos soluciones y soluciones viables, detalladas, transparentes y realistas.

Las personas nombradas al frente de las instituciones y ministerios así como de las autónomas, su experiencia, su capacidad y educación resultan centrales al aumentar los problemas cuando los pega banderas ocupan directivas, gerencias y presidencias ejecutivas. Resultan también centrales a la solución de esos problemas los buenos nombramientos cuando los mejores son designados para atender los asuntos públicos. ¿Qué se hicieron, dónde están los mejores? La patria necesita a sus mejores hijos.

Los costarricenses deben dejar de difamar y de injuriar como herramienta de oposición política y comenzar de manera firme y directa a señalar problemas y desarrollar soluciones. Proponer es la mejor forma de oposición. Injuriar, descalificar, mentir e insultar no conducen a nada de nada, más que a hacer que los mejores se alejen de los asuntos públicos y éstos queden en manos de otras personas con menores destrezas, luces y ciertamente mayores intereses.

Aprendamos a hacer oposición y aprendamos a elegir mejor. La elección no es de un “rey feo” o de “Miss Costa Rica”. Bailotear por los caseríos, beber guaro de contrabando en las plazas públicas, hacerse el “humilde”, abrazar niños y besar viejitas, andar en la gozadera y no hacer planteamiento de nada es la mejor ruta para la ruina de todos los costarricenses. Cuando estos electos por ser populares se enfrentan a las soluciones de los problemas estas brillan por su ausencia. Un simpático no es necesariamente el capaz. Un “humilde” no es el que necesariamente lidera un país. Todo comienza por elegir bien.


Profesor.


NOTAS ANTERIORES


Los permisos sanitarios en el interín

Jueves 14 noviembre, 2019

Uno de los requisitos dentro de la maraña de regulaciones para otorgar una licencia comercial municipal de apertura de un negocio, es el permiso de Salud

No, a aeropuerto de Orotina

Miércoles 13 noviembre, 2019

Los dueños nuevos están esperando ansiosamente la llegada de los representantes del aeropuerto nuevo para comenzar el proceso de “expropiación”.







© 2019 Republica Media Group todos los derechos reservados.