¡Locura en Melbourne!
Nick Kyrgios, la joven promesa del tenis australiano; gestos arrogantes, corte mohicano y uniforme amarillo deslumbrante. Willian Webb-AFP/La República
Enviar

¡Locura en Melbourne!

El local Nick Kyrgios despachó al verdugo de Federer y revolucionó el Primer Grande

Su aguerrido compatriota Lleyton Hewitt, capaz de fajarse con el más pintado, fue el último anfitrión en llegar tan lejos; cuartos de final del Abierto de Australia.
Antes lo hicieron Brad Drewett en 1976 y Pat Cash dos veces en 1982 y 1984.
Nick Kyrgios, el joven tenista de 19 años nacido en Camberra, volvió loca a la muchedumbre que lo apoyó junto con su padre, en un juego dramático que se fue a los cinco sets y en el que Nick salvó un punto de partido.
Kyrgios derrotó al italiano Andreas Seppi, verdugo del suizo Roger Federer, 5-7, 4-6, 6-3, 7-6 (5) y 8-6, un quinto set espectacular donde el local sacó fuerzas de flaqueza apoyado por la multitud para que no se le aflojaran las piernas.
Como un buen presagio, en la edición en que Lleyton superó los cuartos de final, llegó a la final donde cayó con el ruso Marat Safin.
Kyrgios se convirtió además en el primer adolescente menor de 20 años desde Federer en 2001, que alcanza dos cuartos de final de un Grand Slam, prácticamente en forma consecutiva, pues lo hizo en Wimbledon el año anterior.
El público que llenaba la Hisense Arena vivió una jornada con sabor auténtico de Copa Davis con la victoria de Kyrgios, el último australiano que quedaba con vida, y que permitirá a los “aussie” disfrutar a lo grande la jornada de hoy lunes, celebración de la fiesta nacional, Día de Australia.
El campeón júnior de este torneo en 2013 es el tenista más joven en alcanzar los cuartos del Abierto de Australia, con 19 años y 280 días, desde que el ruso Andrei Cherkasov lo hizo aquí en 1990 con 19 años y 208 días.
Kyrgios fue capaz de levantar dos sets y de salvar una bola de partido en el duodécimo juego del tercero. “Él tenía mucha confianza tras vencer a Roger pero yo creí en mi experiencia recordando cómo en Wimbledon levanté dos sets contra Gasquet”, dijo al recordar su recorrido en el All England Club el año pasado, donde también liquidó al español Rafael Nadal.
“Sabía que tenía piernas para hacerlo”, dijo el de Camberra.
La nueva estrella australiana cerró el partido a las tres horas y 34 minutos, con 25 saques directos. Sus fervientes aficionados podrán todavía degustar de sus arrogantes gestos, su corte de pelo estilo mohicano y sus deslumbrantes camisetas amarillas.
El chico de Camberra se enfrentará en cuartos con el británico Andy Murray, quien eliminó al búlgaro Grigor Dimitrov, ganándole 6-4, 6-7 (5), 6-3 y 7-5.
Murray venció a Kyrgios en el único enfrentamiento entre ambos en el Masters 1000 de Toronto el pasado año, 6-2 y 6-2 en 55 minutos.

Gaetano Pandolfo
[email protected] y EFE

Ver comentarios