Claudia Barrionuevo

Claudia Barrionuevo

Enviar
Lunes 4 Julio, 2011


Lo que el agua se llevó


El Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA) se quedó sin presidente ejecutivo. Y aunque aún no ha dado inicio la investigación que la Fiscalía Anticorrupción pretende hacerle al exdiputado Oscar Núñez, ya ha corrido suficiente agua bajo el puente de su viaje a México como para dedicarle una columna.
El exalcalde de Desamparados ha tenido una exitosa carrera política en el Partido Liberación Nacional (PLN). Durante su paso por Cuesta de Moras se caracterizó por ser un férreo crítico de los actos incorrectos de su propio partido y un galán rompe corazones. Por ambos aspectos, sin lugar a dudas, se ganó muchos enemigos… y enemigas.

El hoy exjerarca del AyA fue firme al condenar al Ministerio de Obras Públicas y Transportes y a la titular de este, Karla González, por la tragedia del puente de hamacas sobre el Río Grande de Tárcoles, que les costó la vida a cinco personas y el puesto a la Ministra.
Siendo jefe de fracción del PLN, no le tembló la mano para separar a Alex Solís de los asesores parlamentarios de su propio partido. Núñez argumentó que la negativa de Solís de retirar un recurso de amparo solicitando ser reinstalado en el puesto de contralor fue lo que lo motivó a despedirlo.
El ex secretario general del PLN fue tal vez el más duro al criticar a su compañera de fracción, Maureen Ballestero, cuando se descubrieron los viajes que la ex vicepresidenta del Congreso realizó a Liberia en una avioneta del Ministerio de Seguridad Pública, en plena campaña electoral.
No solo en esa ocasión don Oscar manifestó su oposición al uso de recursos del Estado para las elecciones: ya antes, en diciembre de 2008, convocó a una rueda de prensa, junto a su esposa, la alcaldesa de Desamparados Maureen Fallas, para criticar duramente a Gilberth Jiménez y Daniel Gallardo, director ejecutivo y presidente de la Comisión Nacional de Emergencias, por regalar materiales de la institución con fines electorales.
La señora Fallas sigue siendo alcaldesa de Desamparados, pero ya no convive con su marido, aunque la presencia del señor Núñez en la juramentación de doña Maureen y en varias reuniones políticas en su casa demuestran que siguen siendo amigos.
Y es que don Oscar debe tener un gran encanto con las mujeres: sus romances han sido noticia no solo en la prensa “rosa” si no hasta en los Wikileaks.
La exdiputada Andrea Morales fue mencionada en los famosos cables. Ella que lo abandonó todo por él (partido, ideología, amigos) y que festejó como pocas el triunfo de doña Laura, no pudo asistir a la toma de posesión de la Presidenta: su novio compartió el magno evento con otra acompañante.
Pero hace algunos meses no fue con ninguna de las dos con quien lo fotografiaron en México durante un viaje oficial. Las imágenes de una muchacha abrazada a él en el Estadio Azteca llegaron a la prensa y en pocos días el galante caballero se vio obligado a renunciar a la presidencia ejecutiva del AyA.
Don Oscar alega persecución: enemigos y enemigas no le faltan. Si a tantos compañeros de partido condenó (esperemos que por convicción y no por conveniencia), no debió cometer los errores que lo llevaron a convertirse en el señalado. Como dice el refrán: Agua que no has de beber…

Claudia Barrionuevo
[email protected]