Lo bueno, lo malo y lo feo del gobierno en 2016
“Tenemos pendientes que se arrastran de años anteriores y este año se han sumado nuevas deudas porque ya se ha postergado la ejecución de la solución”, dijo Enrique Egloff, presidente de la Cámara de Industrias. Archivo/La República
Enviar

Al finalizar el año, el sector empresarial considera que 2016 estuvo lleno de contrastes muy marcados.

Por un lado, la administración Solís Rivera obtuvo buenos resultados en algunas áreas, como podrían ser la reducción de la pobreza y el crecimiento de la economía.

Sin embargo, aún queda una serie de tareas pendientes, que ya suman varios años y que ensombrecen el penúltimo año de trabajo del mandatario Solís y su equipo.

Asimismo, los integrantes del gabinete, incluido el Presidente, también escenificaron acciones poco decorosas, como el desaire de Costa Rica a Brasil en el seno de la ONU, junto a naciones con deficiencias democráticas como Nicaragua y Venezuela, así como el cobro de Ana Cristina Trejos, viceministra de Vivienda, del plus salarial de prohibición, entre otras acciones.

El alto costo de las tarifas eléctricas, el poco avance en la modernización de los pasos fronterizos, la ausencia de una agencia de innovación, la no aprobación del proyecto de ley de formación dual, son algunas de las tareas pendientes.

Hay preocupación también por el tipo de cambio irreal que afecta a exportadores, así como el evidente rezago en infraestructura que agudizó los problemas de embotellamientos en este 2016.

“Tenemos pendientes que se arrastran de años anteriores y este año se han sumado nuevas deudas porque ya se ha postergado la ejecución de la solución, lo cual afecta directamente la competitividad del país, el clima de negocios y la capacidad para fomentar el comercio exterior”, dijo Enrique Egloff, presidente de la Cámara de Industrias.

Un tema que genera amplia inquietud entre los empresarios, es el costo de las tarifas eléctricas y sobre todo ahora, que hay un proyecto en la Asamblea Legislativa, que podría votarse pronto, y que permitiría al ICE construir obra pública.

El sector productivo teme que por ampliar su cartera de negocios, el ICE encarezca sus proyectos eléctricos, además de afectar la libre competencia entre empresas, ya que la normativa en cuestión permitiría al Gobierno escoger a dedo al constructor, bajo la figura de una alianza pública.

“Esto es un acto discriminatorio para la empresa privada que no podrá cotizar y licitar esos proyectos, lo cual a todas luces va en detrimento de una buena y eficiente administración de los recursos del Estado, pues claro está que a mayor número de oferentes, mejores son las condiciones que se pueden conseguir. Para el sector empresarial, promover este tipo de adjudicaciones, reduce la transparencia en los procesos de contratación, y no garantiza el uso eficaz y eficiente de los fondos públicos”, manifestó Franco Arturo Pacheco, presidente de UCCAEP.

Mientras tanto, Cadexco insiste en que se requieren mejores condiciones para las empresas exportadoras y el sector productivo en general; tales como una óptima política crediticia, inversión en infraestructura, disminución en costos de producción, simplificación de trámites, acceso a nuevos mercados, facilitación del comercio y acceso al financiamiento, entre otros temas necesarios para generar mayor producción y competitividad, concluyó Laura Bonilla, presidenta del sector.

 


Inquietud


Aunque el sector empresarial reconoce varios logros a esta administración durante 2016, también hay reclamos por tareas pendientes y acciones poco halagadoras.


Lo bueno
-Respeto de sensibilidades en la negociación del TLC con Corea del Sur
-Implementación del sistema de Banca para el Desarrollo
-Aprobación de cuatro leyes para racionalizar gasto en pensiones
-Reducción de la pobreza
-Inflación contenida
-Atención del huracán Otto
-Crecimiento de la economía, aunque pudo ser mayor

Lo malo
-El costo de las tarifas eléctricas
-El poco avance en la modernización de pasos fronterizos
-La no aprobación del proyecto de ley de formación dual
-El rezago en infraestructura
-Imposibilidad de frenar gasto público
-Estancamiento del empleo
-Tipo de cambio irreal

Lo feo
-Desaire al Gobierno de Brasil en la ONU
-Pequeños casos de corrupción
-Descontrol en viajes de funcionarios públicos, incluido el Presidente
-Liberación masiva de reos
-Diferencias de criterio en el gabinete en temas comerciales y de infraestructura
-Indefinición en tema de empleo público

Fuente Empresarios y Archivo La República

Ver comentarios